Albherto's Blog
Argonauta, en busca del Vellocino de Oro. Una navegación diaria por la blogosfera… ¡ y hasta aquí puedo escribir !

La tiple del automóvil y de los brillantes


Ursula Lopez (1872-1966), la diva de los Brillantes

  • Su nombre era Úrsula Falcón Quintero
  • Lujo y Zarzuela a principios del Siglo XX

Úrsula López fue una mujer adelantada a su tiempo, una figura de la zarzuela y el cuplé cuya vida fue un fiel reflejo de los alegres años de la “belle époque”. Esta diosa olvidada, rescatada gracias a este libro, fue pionera en su manera de entender tanto el arte como el papel de la mujer en la sociedad. Canaria de nacimiento, tras contraer matrimonio en La Habana se convierte en una estrella del género chico en México, donde debutó. Desde allí, donde era adorada, volvió a Europa, afincándose en Madrid en 1907. La llamada “tiple de los brillantes” vivió como quiso, sin hacer caso a los convencionalismos y derrochando carisma e iniciativa. Notable empresaria teatral, era una apasionada de las joyas y de los atuendos, que lució de forma espectacular en los mejores escenarios de Madrid, como el Teatro de la Zarzuela, de donde salía escoltada para subirse en su flamante “Panhard”, y el desaparecido Gran Teatro (o Teatro Lírico), al igual que en tierras americanas. Estrenó infinidad de obras de notables compositores, como Lleó, Alonso, Calleja, Penella o Padilla. Creó variados tipos femeninos -desde la gran dama hasta la maja de Lavapiés-, siempre con su cautivadora sonrisa y su enigmática mirada. Vivió sin contemplaciones y gastó su fortuna con la misma intensidad con la que desarrolló su carrera. Se retiró de los escenarios para regentar la pensión Falcón, situada en el número cinco de la madrileña calle de Santa Engracia.

CONTENIDO:

Introducción
1. De Úrsula Falcón a Úrsula López
2. La tiple millonaria
3. América y España a sus pies
4. Estrella de las varietés
5. Último acto: la Pensión Falcón

Interesante biografía gráfica de Úrsula Falcón Quintero (1872-1966), una de las grandes divas del teatro lírico ligero español de principios del siglo pasado, que se mostró original hasta en la elección de su nombre artístico; nada de sofisticación, nada de seudónimos planetarios, ni lunas, ni estrellas, ni siquiera lo socorrido de “la bella …”; lo más sencillo y patriótico: Úrsula López.

Intérprete querida y mimada por la prensa de la época que encontraba en ella una buena fuente de noticias, fue verdadera reina de los escenarios en España (fue empresaria, con su marido Luis Bellido Hortelano del Gran Teatro de Madrid), México, Argentina y Cuba, interviniendo en el estreno de algunas obras relevantes de la revista, la opereta y el llamado “género ínfimo”, como Ideal japonés, de Teodoro San José; El país de las hadas, La diosa del placer y La tierra del sol, las tres de Rafael Calleja; La costa azul, Ramón López-Montenegro; Las romanas caprichosas, El viaje de la vida y El género alegre, de Manuel Penella, la esta última con la colaboración de Enrique García Álvarez.

Un aspecto fundamental en la vida de Úrsula López era su deleite en llamar la atención. Gustaba de las joyas, que llegó a poseer en cantidad suficiente como para ser llamada “la diva de los brillantes”, joyas que, al parecer le fueron robadas; su vestuario, tanto el privado como el teatral, siempre de su propiedad, era espectacular y llamaba la atención en cada estreno, con sus bordados y pedrerías. Fue también una adelantada de su tiempo y llegó a poseer un automóvil, un Panhard 40 HP, con la tapicería de terciopelo verde en el que se desplazaba al Teatro de la Zarzuela, en el que se dejaba fotografiar y por el que iban a verla salir del teatro muchos aficionados. Este coche, con el que se paseaba en 1908 por un Madrid provinciano hizo que la llamaran “la tiple del automóvil”. Fue sonada también la compra de un sombrero traído de París en 1910 por el que pagó la entonces importante suma de mil pesetas.

A pesar de toda esta riqueza, boato y ostentación, Úrsula López, artista mimada y querida, supo envejecer con dignidad y cambiar los lujos de las bambalinas y la popularidad, por la vida sencilla de la dueña de una pensión que montó en la madrileña calle de Santa Engracia y a la que dio su nombre: “Pensión Falcón”. El libro, ofrece también testimonio gráfico de estos últimos años.

Luis Bellido de León, autor, actor y cantante de zarzuela, une a estas características la de ser nieto de la biografiada. La mayoría de las fotos pertenecen a su archivo privado, es decir son de primera mano, lo cual aumenta el interés de la publicación.

….oOo….

Una respuesta to “La tiple del automóvil y de los brillantes”

  1. ¡Muchas gracias por la crítica!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: