Albherto's Blog
Argonauta, en busca del Vellocino de Oro. Una navegación diaria por la blogosfera… ¡ y hasta aquí puedo escribir !

28.- Misia y las Ninfas

Misia es una antigua región situada en la parte noroccidental de la península de Anatolia. Tenía salida a la costa del Mar de Mármara y a la del Mar Egeo. Limitaba con la Tróade al noroeste, Frigia y Bitinia al este y Lidia al sur. Las ciudades más importante de la región eran Pérgamo, Cícico, Lámpsaco y Nicomedia. El río Caicos (actual Ar-su o Bokhair) es el principal río que atraviesa la región, de este a oeste. Su territorio se corresponde aproximadamente con la actual provincia de Balikesir, en la actual Turquía.

Mitología

En el mito del viaje de los argonautas también aparece Misia como uno de los lugares por donde pasó el Argo, aunque en este caso por la costa del Mar de Marmara en lugar de la del Egeo.

Los Argonautas llegaron a las tierras de rey Cízico, que reinaba sobre una tribu llamada de los doliones. Fueron recibidos amistosamente pero tras partir de la ciudad , vientos adversos llevaron por la noche de nuevo a los argonautas a las tierras de Cízico. Éstos no se habían dado cuenta del lugar a donde habían regresado por la confusión producida en la oscuridad, se entabló una batalla entre los doliones y los argonautas donde murió Cízico. Posteriormente los argonautas se lamentaron de su error y rindieron honores fúnebres al rey.[7]

Después de este suceso continuaron por la costa de Misia:

Alcanzaron ellos los parajes poblados de la tierra Ciánida, junto al monte Argantoneo y la desembocadura del Cío. A su llegada en son de amistad hospitalariamente los acogieron los misios, que habitan aquella región.
En aquella región fue donde Hilas, el protegido de Heracles, fue raptado por las ninfas a causa de su belleza. Heracles y Polifemo abandonaron en ese momento la expedición puesto que partieron busca de Hilas pero mientras tanto el Argo partió sin ellos.Rapto de Hilas por las ninfas. Panel romano del siglo IV.

Lico, hijo de Dáscilo y nieto de Tántalo, era el rey de los mariandinos, una tribu de Misia, y acogió a los argonautas. Fue ayudado por éstos en su guerra contra los bébrices.

Hilas y las ninfas
 
 

Apolonio Rodio, Las Argonáuticas I, 1189 ss.
(trad. M. Valverde Sánchez, Madrid, Gredos, 2000)

El hijo de Zeus [Heracles] echó a andar hacia el bosque para procurarse antes un remo apropiado a sus manos…

Entretanto Hilas con un cántaro de bronce lejos del grupo buscaba la sagrada corriente de un manantial, a fin de traer agua para la cena y con prontitud prepararle convenientemente todo lo demás antes de su llegada. Pues en tales costumbres lo educaba aquél, desde que lo arrebatara muy niño de la morada de su padre, el divino Tiodamante, a quien mató sin piedad entre los dríopes cuando se le enfrentó por un buey de labranza… Pero esto me apartaría lejos de mi canto.

Al punto llegó éste al manantial que llaman Fontanas los habitantes vecinos. Justamente entonces se formaban los coros de ninfas. Pues todas las ninfas, cuantas allí tenían por morada la amable montaña, se cuidaban de celebrar siempre a Ártemis con cantos nocturnos. Cuantas ocupaban las atalayas de los montes o también los torrentes, y las de los bosques, avanzaban en filas desde lejos; en tanto que del manantial de hermosa corriente otra ninfa acababa de emerger sobre el agua. Contempló a éste de cerca, arrebolado de hermosura y dulces encantos, pues la luna llena con su luz lo alcanzaba desde el cielo. Cipris estremeció el corazón de ésta y en su turbación apenas pudo recobrar el aliento.

Tan pronto como él sumergió el cántaro en la corriente, inclinándose de costado, y el agua gorgoteó fuertemente al penetrar en el sonoro bronce, en seguida ella le echó el brazo izquierdo por encima del cuello deseando besar su tierna boca, tiró de su codo con la mano derecha y lo hundió en medio del remolino.

El único de los compañeros que oyó su grito fue el héroe Polifemo Ilátida, que iba más adelante por el camino, pues aguardaba al portentoso Heracles cuando volviera. Acudió corriendo cerca de las Fontanas, como una fiera salvaje… mucho se lamentaba el Ilátida y en derredor recorría el lugar llamándole, pero vanos fueron sus gritos… Entonces, mientras blandía en su mano la espada desnuda, se encontró por el sendero con el propio Heracles… Furioso arrojó a tierra el abeto y corría por el sendero hacia donde sus pies lo llevaban precipitado…. en su arrebato, unas veces agitaba sus veloces rodillas sin cesar y otras en cambio, interrumpiendo su esfuerzo, lanzaba a lo lejos gritos con su gran voz gritos penetrantes.

Apenas la estrella maturina sobrepasó las más altas cumbres, soplaron las brisas… Ellos embarcaron aprisa ansiosos… Cuando en el cielo comienza a brillar la radiante Aurora… entonces se percataron de que los habían dejado atrás sin saberlo…

Desde lo profundo del mar se les apareció Glauco, el muy sabio intérprete del divino Nereo… y gritó a los ansiosos héroes: “¿Por qué, contra la voluntad del gran Zeus, os empeñáis en conducir al valeroso Heracles a la ciudadela de Eetes? Su destino es cumplir en Argos con esfuerzo todos sus doce trabajos para el orgulloso Euristeo y compartir la morada con los inmortales, en caso de que aún lleve a cabo unos pocos…”

“Hilas” H. W. Bissen, 1798-1868

Teócrito, Idilios XIII, 36 ss. (trad. M. García Teijeiro – Mª T. Molinos Tejada)

El rubio Hilas fue con una vasija de bronce a buscar agua para la cena del propio Heracles y del intrépido Telamón, ya que estos dos amigos compartían siempre la misma mesa. Pronto advirtió una fuente en una hondonada, a cuyo alrededor abundaban los juncos, la obscura celidonia, el verde culantrillo, el florido apio y la reptante grama. En medio del agua danzaban las Ninfas en corro, las Ninfas que nunca duermen, deidades terribles para los campesinos: Éunica y Málide y Niquía, de ojos de primavera.

Fue el mancebo con prisa a hundir la grande jarra en la fontana, mas ellas lo asieron todas de la mano, que a todas el tierno corazón les rindió amor con el deseo del muchacho argivo. Cayó él de golpe en el agua obscura, como cuando del cielo cae una encendida estrella de golpe al mar, y dice el marinero a sus iguales: “Largad velas, muchachos, que se levanta el viento”.
Tenían las ninfas al lloroso mancebo en su regazo y lo consolaban con palabras tiernas. El hijo de Anfitrión, acongojado, había salido en busca del doncel, con su arco, bien corvado a la manera escita, y su clava, que siempre le pendía de la diestra. “¡Hilas”, gritó tres veces cuanto pudo con su fuerte garganta; tres veces el doncel le respondió, pero su voz salió tenue del agua, y, estando tan cerca, lejos parecía. Cuando un cervato bala por los montes, el león carnicero corre de su cubil en busca de la comida ya segura. Tal se agitaba Heracles, que añoraba al doncel, por breñas no pisadas, recorriendo gran trecho. ¡Cuitados los amantes! ¡Cuánto penó por montes y maleza! La empresa de Jasón no le importaba ya.
 
“Hilas y las ninfas” J. W. Waterhouse, 1896, Manchester City Art Gallery

Ninguna respuesta to “28.- Misia y las Ninfas”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: