Albherto's Blog
Argonauta, en busca del Vellocino de Oro. Una navegación diaria por la blogosfera… ¡ y hasta aquí puedo escribir !

08.- La maldicion de los Eólidas

Después de la muerte del rey eolio Creteo, Pelias, hijo de Posidón, que era ya anciano, se apoderó del trono de Yolco, que pertenecía a su hermanastro Esón, el heredero legítimo. Poco después un oráculo le advirtió que lo mataría un descendiente de Eolo, por lo que Pelias dio muerte a todos los eolios prominentes a los que se atrevió a atrapar, con excepción de Esón, a quien perdonó la vida por respeto a su madre Tiro, aunque lo tuvo preso en el palacio obligándole a renunciar a su herencia. Ahora bien, Esón se había casado con Polimela, conocida también como Anfínome, Perimede, Alcímede, Polimede, Polifema, Escarfa o Arne, quien le dio un hijo llamado Diomedes. Pelias habría matado al niño sin piedad, pero Polimela llamó a sus parientas para que lloraran por él como si hubiera nacido muerto, y luego lo sacó a escondidas de la ciudad y lo llevó al monte Pelión, donde el centauro Quirón lo crió, como había hecho antes, o como hizo después, con Asclepio, Aquiles, Eneas y otros héroes famosos.
 
Motivo de la expedición

Hay que trasladarse a la ciudad de Colcos, en el mediodía de la Tesalia, para conocer nuevos antecedentes. Dicha ciudad había sido fundada por Creteos, hermano de Atamas, y a la sazón reinaba en ella un hijo del primero llamado Pelias, quien había usurpado el trono a su hermano Asón. Éste, temiendo por la vida de su hijo Jasón, ocultóle en un monte. Jasón vivió en el campo ejercitándose en la agricultura y la caza, sin cuidarse de sus derechos al trono. A todo esto la diosa Juno, por un lado en odio a Pelias, que había dado muerte a Sidero al pie de su altar, y por otro lado interesada por Jasón, quiso favorecerle. Los remordimientos inquietaron a Pelias hasta el punto de interrogar al oráculo sobre la duración de su poderío, obteniendo la respuesta de que desconfiara de todo aquél que llevase un pie descalzo. Cierto día, en ocasión que Pelias honraba a Neptuno con un sacrificio en un banquete en la ribera del mar, vio llegar a Jasón, que después de vadear el Anauros, olvidó atarse la sandalia izquierda, o bien la había perdido en la corriente; acordóse Pelias del oráculo y al día siguiente preguntó a Jasón «¿Qué harías si se te predijera que debías morir por mano de uno de tus mayores?» «Le enviaría a buscar el vellocino de oro,» respondió Jasón, a quien Juno había prevenido.

Pelias le tomó la palabra y organizóse la expedición. Así lo refiere Apolodoro; pero según la versión de Píndaro, Jasón vino a Colcos con el pie descalzo, y dándose a conocer al pueblo, reclamó, apoyado en el oráculo, sus derechos al trono, el cual prometió cederle Pelias con tal de que trajera el vellocino de oro y que volviera el alma a Frisos, para que fuera levantada a la familia de los Eólidas la maldición que sobre ella pesaba.

Pelias Slain By His Daughters by Moreau de Tours

El encuentro de Pelias con Jasón:
Un segundo oráculo advirtió a Pelias que se cuidara de un hombre con una sola sandalia, y un día que se hallaba en la costa, se le unió un grupo de príncipes aliados para hacer un sacrificio solemne a Posidón, su mirada recayó en un joven magnesio alto, de pelo largo, vestido con una túnica de cuero muy ajustada y una piel de leopardo. Iba armado con dos lanzas de ancha hoja y llevaba solamente una sandalia. Había perdido la otra sandalia en el fangoso río Anauro -al que algunos llaman erróneamente Eveno o Enipeo- a causa de la argucia de una vieja que, apostada en la otra orilla del río, suplicaba a los transeúntes que la cruzaran. Nadie se compadecía de ella, hasta que aquel joven desconocido se ofreció cortésmente a llevarla en su ancha espalda.

 

Pero mientras cruzaba el río empezó a tambalearse por el peso, pues la vieja era nada menos que la diosa Hera disfrazada. Pelias había ofendido a Hera al no hacerle los sacrificios de costumbre y estaba decidida a castigarle por su negligencia. Así pues, cuando Pelias preguntó rudamente al desconocido: «¿Quién eres y cómo se llama tu padre?», el otro contestó que Quirón, su padre adoptivo, le llamaba Jasón, aunque anteriormente le llamaban Diomedes, hijo de Esón. Pelias le miró con desagrado y volvió a preguntar de repente: «¿Qué harías si un oráculo te anunciase que uno de tus conciudadanos está destinado a matarte?». «Lo enviaría a Cólquide en busca del vellocino del carnero de oro -contestó Jasón, sin saber que Hera había puesto esas palabras en su boca-. Te ruego que me digas con quién tengo el honor de conversar.»

La búsqueda del vellocino:
Cuando Pelias le reveló su identidad, Jasón no se inmutó. Audazmente reclamó el trono que le había usurpado Pelias, aunque no los rebaños y vacadas que lo habían acompañado, y como le apoyaron firmemente su tío Feres, rey de Feras, y Amitaón, rey de Pilos, quienes habían ido a tomar parte en el sacrificio. Pelias no se atrevió a negarle sus derechos de nacimiento. «Pero antes -insistió- te exijo que libres a nuestro querido país de una maldición.» Jasón se enteró entonces de que a Pelias le acosaba el ánima de Frixo, que había huido de Orcómeno una generación antes montado en el lomo de un carnero divino para evitar que lo sacrificaran. Se refugió en Cólquide, donde, al morir, se le negó el entierro adecuado; y según el Oráculo de Delfos, el territorio de Yolco, donde se habían establecido muchos de los parientes minias de Jasón, nunca prosperaría si su ánima no era conducida a su patria en una nave, junto con el vellón del carnero de oro. El vellón colgaba de un árbol en el bosque de Ares Cólquido, guardado día y noche por un dragón que nunca dormía. Pelias declaró que una vez que se realizase esa hazaña piadosa renunciaría de buena gana al reino, que empezaba a convenirse en una carga pesada para un hombre de edad tan avanzada como él.

Ninguna respuesta to “08.- La maldicion de los Eólidas”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: