Albherto's Blog
Argonauta, en busca del Vellocino de Oro. Una navegación diaria por la blogosfera… ¡ y hasta aquí puedo escribir !

Las prácticas sexuales del mundo animal


SEXO ANIMAL

Las prácticas sexuales más extrañas del mundo animal que dejan nuestras parafilias a la altura del misionero

  • El mundo animal puede ser tan maravilloso y tierno como terrorífico.
  • Estamos acostumbrados a ver como los documentales nos muestran la dureza de la vida salvaje a la hora de luchar, pelear y, sobre todo, durante la caza de comida.
  • Pero además, las relaciones sexuales de algunas especies son bastante terroríficas, algunas tan locas que dejan nuestras parafilias más excéntricas en una postura del misionero.

21262_967_544

La Rhinella proboscidea es una especie de anfibio del amazonas que fecunda a las hembras muertas. / GTRES

Jorge Loser… nov 19 / 2016

01.- Sadomaso duro. Las babosas marinas que drogan a su pareja apuñaládoles la cabeza.

Horny sea slugs stab each other in the head

La especie marina Siphopteron, hermafrodita, comienza su ritual de apareamiento con caricias, con mucho prolegómeno tiernecito y, al empezar el acto en sí mismo, juntan sus cuerpos como dos amantes cualquiera, pero cuando están en su momento más meloso, ambos sacan un pequeño dardo de su pene e intentan clavar con él en la cabeza a su compañero/a. Bastante violento. Pero lo peor es que la intención es inyectarle una mezcla de nutrientes y sustancias que harían las veces de burundanga, es decir, se intenta bloquear al otro para tener el control en el acto. Esto sucede ya que, al ser hermafrodita, ambos quieren desempeñar el papel de macho, que en la especie es el que tiene más probabilidades de expandir su genoma. El animal que recibe el pinchazo guardaría su pene y haría el papel pasivo. También puede darse el caso en el que ambas se apuñalen y queden anuladas durante el acto. Aunque el que recibe, también obtiene el beneficio de una gran cantidad de nutrientes inyectados.

02.- Necrofilia batracia. Las ranas que fecundan sobre sus compañeras muertas.

las-ranas

La Rhinella proboscidea es una especie de anfibio del amazonas cuyos machos superan en proporción diez veces a las hembras. No se ha comprobado si ese detalle tiene algo que ver, pero los machos de estas ranas se han visto agarrando a hembras muertas fuertemente y contrayendo el abdomen para ir sacando del cadáver los huevos que posteriormente fecunda. Una guarrada, sí. Pero en realidad no se diferencia mucho de su forma habitual de reproducción, ya que la fertilización se suele hacer en el exterior. Vamos, que eyacula sobre los huevos una vez están fuera. Una fiesta. En este caso, la falta de hembras puede tener que ver por el hecho de que el macho querría ahorrar energías en la lucha con otros machos por la hembra, y para ello, nada mejor que un cadáver. Aghh.

03.- Pene teledirigido. El pulpo con un miembro desmontable.

pene

El Argonauta Argo es el único cefalópodo que segrega y construye su propia concha, y suele nadar propulsado por un chorro a presión. Los machos no suelen crecer más allá de unos centímetros frente a los dos metros que puede alcanzar la hembra. Un diformismo sexual que, obviamente, supone un problema grande a la hora de copular. Para resolverlo, el macho pequeñín crea una bolsa de esperma en uno de sus tentáculos, modificado para tal efecto, y lo lanza hacia la hembra. El tentáculo nada solo y alcanza la bolsa de huevos de la hembra, en la que se pega con ventosas y allí, los fertiliza. Lamentablemente, el macho muere tras este polvo teledirigido. Bastante cruel, en realidad.

04.- Las babosas que se arrancan el pene a mordiscos

Banana Slugs Unpeeled: Science on the SPOT

La babosa banana, conocida con ese nombre por su color amarillo, tiene una particularidad curiosa. Pongamos que si mide unos quince centímetros, su miembro puede alcanzar ese tamaño. Su nombre, Ariolimax dolichophallus lleva como apellido básico eso. Pene gigante, y con un falo igual que el cuerpo debe encontrar una hembra del mismo tamaño que este, para que no quede atascado. Si calcula mal, tendrá un problema para sacarlo y la hembra no tardará en cortarlo con su boca. Traumático, ¿eh?, bueno en realidad no tanto, ya que esta especie también es hermafrodita y el mayor problema será que ahora, sin su aparato, va a vivir como una hembra.

05.- Lucha de penes en platelmintos. El esgrima como postura del kamasutra.

Flatworm Penis Fencing | World’s Weirdest

Cuando dos machitos se pelean por la misma chica, normalmente decimos que hay lucha de pollas. En el caso de los platelmintos, unos gusanos planos que viven en el mar la cosa va más en serio, puesto que la propia lucha es el propio acto sexual. Parecido al de las babosas de mar de arriba, pero más físico y con menos sutilidades. La lucha es como una pelea de espadas, incluso hay malas artes para distraer su enemigo, y uno tratará de apuñalar al otro simultáneamente, tratando de inyectar esperma en cualquier parte del cuerpo de su contendiente, mientras hace todo lo posible para evitar ser inseminado. Al terminar, balance de daños: el cuerpo lleno de rajas, algunas de color blanco, llenas de esperma que se ramifica por el cuerpo para llegar hasta los huevos. Facilísimo. Tan divertido y excitante como un relato de Sara Gil. El problema de estos animales es que también son hermafroditas y a ninguno de los dos le apetece cargar con los huevos fecundados. No quieren ser mamás. La cruenta batalla/cópula aquí

06.- La trampa caníbal de la Arañas tejedora de seda dorada

21211

El canibalismo sexual es algo tan común en el mundo de los artrópodos que no supone ninguna sorpresa comentar que una de las prácticas más comunes después de fornicar es que la hembra se de un banquete con el macho, normalmente para asegurarse una buena base de nutrientes con los que recargarse de energías antes de la fatigosa puesta. Pero en el caso de Nephilengys livida, sus hembras tienen un sistema para asegurarse comer sí o sí. Es decir, haya cópula o no. Normalmente, de su abertura genital sale un líquido pegajoso que se suele utilizar para atrapar a pretendientes inocentes, amantes enamorados, mucho más pequeños que ellas, que quedan pegados en la zona genital. Independientemente de que la cópula tenga lugar o no, la hembra tiene asegurado un bocado para más adelante. Sí, el caso de las mantis religiosas también es bastante siniestro, ya que a veces, no tantas como se cree, decapitan al macho en medio del coito para irse dando un tentempié mientras el cuerpo del macho funciona con más pasión, pues el corte de ciertos nervios desde la cabeza hacen que el abdomen bascule como el mejor de los amantes.

…..oOo…..

3

Ninguna respuesta to “Las prácticas sexuales del mundo animal”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: