Albherto's Blog
Argonauta, en busca del Vellocino de Oro. Una navegación diaria por la blogosfera… ¡ y hasta aquí puedo escribir !

Mentirosos


Todología

El 84% de las personas miente en internet

  • Internet ha convertido el engaño en norma (sólo el 16% es sincero en la red), pero la ciencia ofrece ‘excusas’.
  • Predisposición genética, placer físico y la mejor: la sociedad no funciona sin mentiras.

14788641997995

Mentiroso compulsivo

Elena Sanz… Josetxu L. Piñeiro… Gráficos… 14/11/2016 00:04

«Joven creativo, 29 años, alto, ojos azules, buena presencia». ¿Le daría la misma credibilidad a esta descripción si la lee en un perfil de internet que si figura en el currículum de un candidato a trabajar en su empresa? Seguramente no. Y no le faltan motivos. En la Red, engañar es la regla, no la excepción.

De demostrarlo científicamente se encargaron investigadores de la Universidad de Indiana-Universidad Purdue Fort Wayne (EE UU). Según publicaban este verano en la revista Computers in Human Behavior, sólo un 16% de las personas son completamente honestas en internet. De acuerdo con los autores, es una cuestión de mutualismo: la Red da cancha libre para el engaño porque un 98% de los internautas cree que todos los demás usuarios tergiversan la realidad, ya sea para garantizar su privacidad, para sentirse más protegidos o para parecer más atractivos en las webs de encuentros sexuales. Y esa desconfianza se convierte en excusa para ser embusteros. En definitiva, es la pescadilla que se muerde la cola.

Pero no es la única razón para ser reincidentes en el embuste. A nivel biológico, engañar puede ser muy reconfortante, incluso adictivo. Neurocientíficos de las Universidades de Washington y Harvard demostraron que el comportamiento no ético puede producir emociones positivas. Y que del mismo modo que quienes se enfrentan a un maratón experimentan un eufórico subidón del corredor, los embustes provocan una especie de subidón del mentiroso. Se debe a que engañar, siempre y cuando no implique daño para terceras personas, libera dopamina, la hormona del placer y de la motivación, que activa los circuitos de recompensa cerebrales.

Tan estrecha es la relación entre esta hormona y la predisposición a mentir que se ha identificado una variante de gen del receptor de la dopamina D4 (DRD4) que duplica el riesgo de ser infieles. Concretamente, el 50% de los que llevan en su ADN esta variante han engañado una o más veces a su pareja, más del doble que la media de la población. Curiosamente, ese mismo gen favorece la adicción al alcohol y a los juegos de azar, así como la afición por las actividades arriesgadas.

Y aún hay más evidencias del estrecho vínculo entre la hormona del placer y la mentira. Sin ir más lejos, neurólogos y radiólogos japoneses de la Universidad de Tohoku demostraron que los enfermos de párkinson, una dolencia neurodegenerativa que disminuye la disponibilidad de la dopamina y causa temblores, no dicen mentiras.

Sin embargo, se trata de una honestidad patológica. Escudriñando su sesera con tomografía por emisión de positrones (PET) se ha comprobado que la corteza prefrontal, que entre otras cosas permite tomar decisiones y proponerse objetivos, también está relacionada con la construcción de embustes. Y que para funcionar bien necesita dopamina. Sin ella, los pacientes de párkinson son absolutamente incapaces de mentir.

14788646880874

Que el engaño inocuo resulte tan placentero para nuestras neuronas puede tener una explicación evolutiva. «Se cree que el engaño apareció en los primates como fruto de la evolución, ya que permite al individuo manejar más apropiadamente y con mayor eficiencia las relaciones sociales con un número más grande de sujetos, lo que se conoce como hipótesis del cerebro social», explica a PAPEL el físico Rafael Barrio, investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México y coautor de un estudio que sobre el papel de la mentira en las redes sociales publicado el año pasado en Journal of the Royal Society Interface.

Para comprobar esta conjetura, Barrio y sus colegas trabajaron con un modelo matemático sobre la dinámica de la formación de opinión. «En esencia se trataba de que los miembros de una red de agentes respondieran si estaban o no de acuerdo en algún asunto, y la respuesta variaba entre menos uno (total desacuerdo) y uno (total acuerdo)», nos explica. La gracia está, matiza Barrio, en que la gente no dice su verdadera opinión, y eso permite medir la mentira como la diferencia entre la opinión verdadera y la que se hace pública.

Con el engaño convertido en datos, los investigadores descubrieron que, para su sorpresa, esta ocultación de la verdad no resulta dañina. Es más, la existencia del engaño -siempre y cuando no sea ni antisocial ni patológico- permite que la red social tenga una estructura mas robusta y que se formen comunidades de individuos fuertemente ligados entre sí. «Comprobamos que el entramado social no puede existir sin el engaño», explica Barrio.

¿Se deduce de esto que los individuos honestos no son necesarios o están en desventaja? Ni mucho menos, desmiente el investigador. De hecho, la mentira únicamente funciona porque existen personas que dicen la verdad, y por lo tanto se presupone que la honestidad es la norma.

14788647623550

Lo que sí se desprende del trabajo es que el embuste es «una estrategia de supervivencia más», y que «los individuos que mejor engañan juegan un papel clave en una red social porque funcionan como vínculo entre comunidades muy distintas, y, por lo tanto, contribuyen a la cohesión general del grupo», aclara Barrio. Además de que los embusteros son más extrovertidos, lo que les facilita construir puentes entre grupos con pensamientos discordantes. Sin embargo, si el número de mentirosos es excesivo, o si las mentiras son excesivamente grandes, la red social se desmorona. Lo mismo que si la tolerancia al engaño es cero. En el punto medio, parece, está la virtud.

…..oOo…..

Ninguna respuesta to “Mentirosos”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: