Albherto's Blog
Argonauta, en busca del Vellocino de Oro. Una navegación diaria por la blogosfera… ¡ y hasta aquí puedo escribir !

Margarita de Dinamarca


MONARQUÍAS.- Polémicas declaraciones

Margarita de Dinamarca, una xenófoba ‘de libro’

La reina ofrece su dura opinión sobre la inmigración musulmana en un libro. “Resulta difícil cuando vienen tantas personas en tan poco tiempo”, asegura.

Margarita de Dinamarca, 75 años en 75 imágenes

14788697835794

Margarita de Dinamarca en una imagen de archivo GTRES

PEDRO POZA… Copenhage…. 12/11/2016 01:03

De cuando en cuando, Margarita de Dinamarca (76) interpreta al pie de la letra el artículo 3 de la Constitución danesa, aquel que dice que quien manda es el rey, o sea, ella, la reina. Entonces decide poner firmes a sus súbditos. A los de siempre y a los nuevos. En esta ocasión, la monarca se ha dirigido sin ambigüedades a los inmigrantes, sobre todo a los musulmanes: quienes tienen que adaptarse a la sociedad danesa son ellos, no al revés.

Margarita se expresa así en De dybbeste rødder (Las raíces más profundas), un libro recién publicado en el que, en conversaciones con el periodista Thomas Larsen, repasa la historia de Dinamarca desde los tiempos de los vikingos. “En general, los daneses hemos subestimado el desafío que supone conseguir que la integración tenga éxito”, afirma. “Como, por ejemplo, al no dejar claras en su momento las reglas de juego de la democracia danesa a los grupos islámicos que estaban dispuestos a desafiarlas. Creíamos que ese tipo de cosas desaparecerían por sí mismas. Que cualquiera se convertiría en danés en poco tiempo. Para nosotros estaba todo tan claro que pensábamos que sería igual para quienes se establecían en nuestro país. Pero hemos aprendido que no es así”.

Puede resultar sorprendente que un monarca se exprese con tanta franqueza, pero las manifestaciones de Margarita reflejan el sentir general en su reino. Independientemente de quién esté en el Gobierno, los tres grandes partidos del Parlamento danés defienden que la política de inmigración nacional sea tan estricta como permitan las convenciones internacionales.

Que los musulmanes sean el blanco de la crítica tampoco es casual. Sólo hay que repasar las estadísticas para comprobar que su integración plantea grandes dificultades. Están claramente sobrerrepresentados en los índices de criminalidad y desempleo; Dinamarca es el segundo país europeo, tras Bélgica, con mayor proporción de combatientes yihadistas en Siria; y, desde 2006, la Policía ha frustrado casi una decena de atentados islamistas en suelo danés. Todos salvo el que acabó con la vida de dos personas en Copenhague en enero de 2015.

“No es una ley natural que uno se convierte en danés por vivir en Dinamarca“, observa Margarita. “No es algo inevitable. Creo que hay que cambiar parte de la tierra de la maceta. Uno puede conservar sus raíces, pero debe procurar que la tierra esté fresca. Quizá se deba también a que resulta más difícil cuando vienen tantas personas en tan poco tiempo, procedentes de condiciones tan distintas y con una religión determinada. Voluntaria o involuntariamente, tienden a aislarse y a vivir aisladas“.

Las opiniones de la reina contrastan con la bronca que echó a sus compatriotas en su discurso de Año Nuevo de 1984, cuando hasta inventó una nueva palabra, “dumsmart”, algo así como tontolisto, para recriminarles que no fuesen más hospitalarios con los inmigrantes: “Cuando vemos que les cuesta adaptarse a nuestra forma de vida o aprender nuestro idioma, desaparece rápidamente esa hospitalidad. Venimos entonces con nuestro humor danés y nuestras pequeñas observaciones tontolistas. Les tratamos con frialdad, y de ahí al acoso el camino es muy corto”.

En abril de 2015, también en conversaciones con Thomas Larsen con motivo de su 75 cumpleaños, Margarita dijo arrepentirse de la “ingenuidad” de aquellas palabras. “Está claro que cuando una sociedad recibe a muchas personas de fuera, tiene derecho a exigir que entiendan a dónde han venido”, declaró. “Deseamos acogerlos, pero ahora viven aquí y no pueden pretender trasladar sin más su antiguo modelo de sociedad a nuestro país”

Pueden acudir a la mezquita cuando quieran, faltaría más, pero cuando empiezan a hacer cosas que no encajan con el patrón de conducta general deben darse cuenta de que no puede tolerarse”, agregó. “Debemos acogerlos, sí, pero también debemos decirles lo que esperamos de ellos, porque se trata de nuestra sociedad”.

En el libro, la reina revela que los peores momentos de su familia fueron los años en que el Gobierno danés se vio obligado a colaborar con la Alemania nazi, durante la II Guerra Mundial. Por eso advierte que la nueva inmigración no debe convertir otra vez a los judíos en víctimas: “Es chocante que los judíos hoy se vuelvan a sentir mal vistos, presionados y amenazados, porque es un hecho que están amenazados. Lo llevan con dignidad, como siempre han hecho, pero es chocante ver que ocurre”.

….oOo…..

Ninguna respuesta to “Margarita de Dinamarca”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: