Albherto's Blog
Argonauta, en busca del Vellocino de Oro. Una navegación diaria por la blogosfera… ¡ y hasta aquí puedo escribir !

Un hombre de negocios


JUDICIAL.- Fútbol

El triángulo secreto de los negocios de Raúl: él, su mujer y su cuñado

14776796023924

Raúl junto a Mamen Sanz y Carlos Redondo paseando por Nueva York. GTRES

JAVIER NEGRE…. COTE VILLAR… 29/10/2016 03:15

“Si eres madridista el mejor favor que puedes hacer es no escribir ni una sola línea de Raúl”. Quien habla así al otro lado del teléfono es Ginés Carvajal, el representante del legendario siete madridista. El hombre que vigila cada uno de sus pasos, excepto en el terreno de los negocios. Área donde mandan su cuñado Carlos Redondo y su mujer Mamen, la bella camarera que le hizo sentar la cabeza cuando amenazaba con dejarse su carrera en un reservado VIP de discoteca. Su “cerebro”, según sus allegados.

Los dos hermanos vieron con buenos ojos que el ariete se embarcase en una inversión en energías fotovoltaicas con la familia Naranjo, más tarde salpicada por el caso Gürtel. Una arriesgada jugada de la que el deportista salió lesionado. En términos económicos (la Justicia ha decretado que le embarguen nueve millones de euros) y, sobre todo, en términos de imagen. Algo “preocupante” para un jugador “obsesionado” con su imagen pública desde que ésta comenzase a verse deteriorada al principio de su carrera por sus escarceos nocturnos, según fuentes de su entorno.

Corría el año 1997 y Raúl era ya el mirlo blanco de la cantera de Chamartín. Acababa de firmar su primer gran contrato y el niño del barrio humilde de San Cristóbal de los Ángeles se convertía en millonario de la noche a la mañana. Lo hacía en un banquillo convulso donde no reinaba precisamente la calma. Jugadores como Guti o Seedorf no eran buenas influencias para él. Raúl comenzaba a coquetear con la peligrosa noche de Madrid, que tantas carreras deportivas ha arruinado, y su rendimiento en el campo se desplomaba para cachondeo del Frente Atlético, que llegó a ilustrar su revista con una imagen de Raúl en un lavabo en supuesto estado de embriaguez.

Fue en una de sus noches locas del 97 cuando conoció a Mamen Sanz, una empleada de la discoteca Barnon donde las estrellas del Real Madrid solían festejar sus victorias y olvidarse de sus derrotas. Su ex entrenador y amigo Jorge Valdano le había recomendado a su pupilo que aprovechase su relación sentimental para centrarse en los terrenos de juego. Pero Raúl no terminaba de olvidarse de los saraos para enfado de Mamen. Ésta incluso le llegó a dejar y fue Valdano quien pidió a Mamen que le diese otra oportunidad.

Fue el momento en el que Raúl se vio obligado a ofrecer una multitudinaria rueda de prensa para excusar sus escapadas nocturnas. “Yo bebo agua y salgo algunas noches, no me paso siete días en la discoteca. Se ha rumoreado que tomo algún tipo de drogas y eso me da pena, no por mí, sino por mi familia. Yo no he visto la droga”, manifestó. Su novia se creyó su versión y le dio una nueva oportunidad. Pero fijando una serie de condiciones a modo de ultimátum. Raúl se comprometió a ser un hombre centrado en sólo tres frentes: Mamen, el fútbol y su familia. Un año más tarde se casaría en una finca a las afueras de Madrid.

Mamen y Valdano le habían pedido a Raúl que se fijase en el ejemplo del anterior dueño del siete blanco, Emilio Butragueño, quien aparte de haberse erigido en un símbolo del club por su buen comportamiento, se había convertido en un prolífico hombre de negocios. El Buitre había comprado cerca de 1.000 plazas de garaje y varios pisos en Madrid. También obras de arte, que se revalorizaron con el paso de los años. Pero el zurdo que mandó callar al Camp Nou no tenía demasiado dominio del mundo de los negocios y carecía de la extraordinaria formación de Butragueño, una rara avis para los futbolistas de aquella época. Dado su escaso conocimiento confió sus primeras inversiones a Fermín, su primer representante. Era como un padre para él. Él le había animado a fundar el 24 de noviembre de 1995 su primera sociedad para gestionar sus inversiones inmobiliarias. Esa fecha no es baladí. Ese día de 1994 debutaba, con tan sólo 17 años, en la primera plantilla del Real Madrid frente al Zaragoza.

Fue el agente quien le gestionó la casa que le regaló Raúl a su padre con su primer sueldo galáctico y la estrella le convirtió en administrador único de Europa Scar Sport SL, sociedad sobre la que quería construir su holding. Fermín apenas duró unos meses en el cargo. El futbolista le obligó a abandonar la sociedad y rompió todo vínculo con él al pensar que no estaba manejando bien sus contratos con el Real Madrid. Ginés Carvajal ocuparía su puesto. “Raúl me hizo mucho daño a mí y a mi familia. Yo sólo le hice invertir en la casa que le regaló a su padre. No tengo nada que ver con las malas inversiones que pudo hacer luego”, expresa Fermín. Es entonces cuando Raúl convierte a su madre en administradora de la empresa a cuyo nombre figuraban varios inmuebles.

No incluyó a su nuevo representante en la estructura de estas dos empresas ni a Mamen a pesar de que ésta comienza a opinar sobre sus inversiones. “Desde que se reconcilian ella pasa a vigilar sus operaciones. Es una chica lista. A su madre, Raúl la tenía en las empresas prácticamente como un florero porque ella es ama de casa y no tiene ningún conocimiento”, comenta un amigo. Para controlar aún más el negocio Mamen convence a Raúl de la necesidad de incorporar en su entramado a su hermano pequeño, Carlos Redondo Sanz, un joven economista, que se convierte en su sombra. En su asesor de cabecera. Raúl primero le incluye como apoderado en Europa Scar Sport S.L. para luego convertirle en socio. Se fiaba de su instinto. Previamente, Redondo había creado junto al entonces delegado del Madrid, Javier García Coll, una compañía dedicada al comercio de artículos domésticos. Raúl fue el puente entre ellos.

Tres años más tarde, el merengue convirtió a Redondo en su hombre de confianza en Cadmos, la compañía fotovoltaica en la que había decidido invertir asesorado por su entorno más próximo para construir una fábrica de paneles solares en Cádiz. Eran tiempos de la burbuja de las energías renovables. Cadmos solicitó en 2009 un crédito de 35 millones a Credit Suisse que todos los socios, incluida la empresa de Raúl, se comprometieron a devolver. Si todo salía bien, el ariete se quedaba el 20% de los beneficios. Si salía mal tenía que garantizar la devolución del 20% del crédito.

La crisis posterior de las renovables fue acuciante en el mercado fotovoltaico. El proyecto de Gadir Solar, la sociedad vehículo usada antes que Cadmos para lanzar la fábrica, se vino abajo. Llegó 2011 y los socios presentaron concurso de acreedores. Doscientas personas se quedaron en la calle. Había que afrontar el préstamo de Credit Suisse.

La reacción de la compañía de Raúl fue negarse a ello. Ya mandaba su cuñado, Carlos Redondo, y en diciembre de 2011 pidió la nulidad del pacto de socios invocando que no reflejaba la realidad del plan de negocio para no tener que pagar su parte, según la sentencia. Europa Scar defendió también que su responsabilidad era subsidiaria. Sin embargo, perdió el pleito y ha sido condenado a pagar. Previamente, en julio de 2011, conocido el fracaso de Gadir Solar, Raúl escindió y vació Europa Scar Sport y traspasó toda su actividad inmobiliaria -valorada en 20 millones- a su sociedad Radlin Develops, S.L. También traspasó el negocio de derechos de imagen a Europa Scar Sport Imagen S.L.

Empezó así la caída de Europa Scar Sport hasta que se acoge a un concurso de acreedores. Lo curioso es que Raúl dejó como liquidadora de la empresa a su madre (sin activos salvo un piso en Madrid) y en las dos sociedades nuevas nombró como administrador a Redondo. “Es raro que deje a su pobre madre con este marrón a los 72 años”, comenta un experto en mercantil.

Este gesto ha generado “estupor” en la familia directa de Raúl. El ex futbolista no está tan unido a ella como al entorno más íntimo de Mamen, cuyos padres pasan largas temporadas en Estados Unidos al igual que Carlos Redondo. “La familia de Raúl es de otra manera. Sus padres están más mayores y no tienen el mismo tipo de contacto”, explica un conocido de la familia. Raúl tiene dos hermanos mayores, Marisa (48) y Pedro (46), que llevan vidas ajenas a la de su famosísimo hermano. Ella reside en Valdemoro con su familia, y él en Tenerife. Los dos pagan sus hipotecas y los dos son tan del Atleti como lo fueron siempre los González Blanco, a pesar de su deslumbrante parenteso. “Pedro (71), el padre, era un electricista normal y corriente de Medina del Campo al que se le vino un poco encima la carrera de Raúl. Creo que nunca se perdonó no haberle conseguido convencer para que volviera al Atleti”, explica esta fuente.

El ex futbolista no está llevando bien este varapalo judicial. No por el tema económico. Si finalmente se lleva a cabo el embargo, tampoco implicará su quiebra económica. En 2013, cuando se fue a jugar a Qatar (donde cobraba unos seis millones de euros netos anuales), el portal goal.com le situó como el futbolista español más rico. Su fortuna se estima en unos 60 millones de euros y la rentabiliza a través de fondos de inversión y otros negocios inmobiliarios. Lo que le preocupa (a pesar de haberse manifestado “tranquilo”) es que aparezcan imágenes suyas en el banquillo de los acusados. Nunca imaginó que volvería a la primera plana de nuestro país de esta manera.

Desde que abandonara España para jugar primero en la Bundesliga, luego en Qatar y por último en Estados Unidos, la vida de Raúl (39) se ha ido haciendo paulatinamente menos pública. La que fuera estrella del Madrid ha vivido estos años en un apagón informativo que ha acompañado su metamorfosis en hombre de negocios. Actualmente, reside en un piso del Upper West Side de Nueva York, donde recibió a la revista Vanity Fair. Allí relató que sus hijos iban a una escuela católica cerca de casa y que los domingos te los puedes encontrar en Central Park dando patadas a un balón o preparándose para el maratón del próximo fin de semana como si fueran una familia más de Manhattan. El hijo mayor de Raúl, Jorge (16), ya lleva el número 7 a la espalda y juega (muy bien) para los Rams, el equipo de su escuela. Tanto él como Hugo (14) son bastante activos en las redes sociales, una puerta abierta a sus vidas despreocupadas donde cobra mucho protagonismo la familia de Mamen y no tanto la de Raúl.

En el reportaje, supervisado por su mujer, daba la apariencia de ser un tipo normal. De ser un hombre centrado en su trabajo como embajador de la Liga española en Estados Unidos y sin aspiraciones de arrebatarle el trono madridista a Florentino Pérez. Al parecer, éste está más preocupado por las intenciones del ex madridista Manolo Sanchís, con quien Raúl compartía jornadas de caza, una de sus aficiones más secretas.

….oOo….

Ninguna respuesta to “Un hombre de negocios”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: