Albherto's Blog
Argonauta, en busca del Vellocino de Oro. Una navegación diaria por la blogosfera… ¡ y hasta aquí puedo escribir !

Los Medinaceli de luto


NOBLEZA.- Triste adiós

La muerte de Marco Hohenlohe, el último drama de los Medinaceli

14716322147577

Marco Hohenlohe, junto a su hija Victoria, la próxima duquesa de Medinaceli, a la que estaba muy unido. FACEBOOK

MARÍA EUGENIA YAGÜE….. 20/08/2016 04:27

 

La Casa de Pilatos suele vestirse de luto por estas fechas. La mañana de un 6 de agosto de 1996, el portero del palacio sevillano de los Medinaceli se encontró muerto a Rafael Medina, duque de Feria. Tenía 56 años, estaba muy solo y se sentía profundamente desgraciado. Toda su familia estaba de vacaciones. Sus hijos, Rafael y Luis, apenas tenían contacto con él y su ex mujer, Naty Abascal, se había apartado de su vida muchos años antes. 17 años más tarde, el 17 de agosto de 2013, su madre, la duquesa de Medinaceli, María Victoria Fernández de Córdoba, Mimi para la familia, fallecía a los 96 años en sus aposentos de la citada Casa de Pilatos.

La madrugada de este viernes 19 de agosto, Marco von Hohenlohe- Langenburg y Medina, nieto de Mimi y actual titular del ducado más importante de la nobleza española, se moría también en Sevilla y en agosto. A los 54 años. Había pasado dos días en coma en un hospital de la capital hispalense. La familia no perdió la esperanza hasta el último momento, pero Marco no logró vencer la batalla contra la larga enfermedad que sufría desde hace muchos meses. Tras su ingreso hospitalario, el duque recibió la extrema unción y ha estado en todo momento arropado por su familia y evidentemente por sus hijos, Victoria y Alexander, muy unidos a él.

14716322742662

Imagen del féretro a su entrada en la Casa de Pilatos. GTRES

El duque de Medinaceli había nacido del matrimonio de Ana Medina y Fernández de Córdoba con el príncipe Maximiliano de Hohenlohe, hermano del célebre Alfonso, artífice de la Marbella moderna. Marco estaba muy ligado a la glamurosa capital de la Costa del Sol donde se asentaron los Hohenlohe, pero entendió que Sevilla era su destino histórico y a la muerte de su madre, trasladó su residencia a la Casa de Pilatos, un bello palacio renacentista.

Quería estar cerca de Mimi, un personaje fuera de lo común por su educación, cultura cosmopolita y desinterés absoluto por exhibir su persona y sus riquezas. Marco disfrutó de su abuela casi un año. La duquesa veía muy mal y estaba casi sorda, pero su inteligencia y lucidez se mantenían intactas. “Me encantaba Mimi, era mi madrina”, aseguraba Marco en una entrevista reciente a LOC. “Creo que he heredado su sentido del humor. Era una señora cultísima y divertida. Y una excelente persona muy generosa, con valores difíciles de encontrar hoy. Estuvo más interesada en dar que en recibir”.

Muy unido a su abuela

14716323979378

Ignacio, duque de Segorbe, a su llegada a la misa este viernes. GTRES

La muerte de Mimi dejó al nuevo duque de Medinaceli muy solo en Pilatos y con una gran sensación de desamparo. Precisamente, en la capilla de este lugar se celebró este viernes una misa ‘córpore insepulto’ por su alma. Un acto que fue secundado en el Pazo de Oca, la Capilla del Salvador y la Basílica de Medinaceli. Por su parte, el arzobispo de Sevilla, don Juan José Asenjo, le dedicó la misa del viernes en Sigüenza. A lo largo de todo el día han ido pasando amigos, familiares y miembros destacados de la nobleza nacional e internacional.

Marco contaba con el cariño de sus hermanos, Pablo y Flavia de Hohenlohe, pero no podía ejercer las funciones que conllevaba el título. Quien lleva las riendas de la Fundación Casa Ducal de Medinaceli, encargada de gestionar el inmenso patrimonio cultural y económico de la familia, es su tío Ignacio, duque de Segorbe, en quien Mimi había delegado en vida llevar los asuntos de la Casa. Marco se puso al día en la historia y documentación de los Medinaceli, quería intervenir más en el patronato del que era miembro, pero fue inútil y optó entonces por tomarse las cosas con tranquilidad.

Se apasionó por las redes sociales, donde daba noticias sobre su precaria salud, lo que le hacía ingresar a menudo en una clínica sevillana. Trasmitía en su perfil de Facebook anécdotas de la vida cotidiana en Sevilla, como los desayunos en Casa Diego con viejos amigos. También viajaba de vez en cuando a Madrid para ver a su hija Victoria, la heredera del título, estudiante de Historia y Economía en la capital. Marco siempre fue una buena persona con retranca sevillana y mucho humor a pesar de sus orígenes alemanes.

14716324190520

Anna Gamazo de Abelló, prima de Marco. G3

En cierto modo había tirado la toalla frente a su tío, excepto en sus derechos dinásticos. Marco tuvo serias diferencias con Ignacio Segorbe y se negó a que fuera él quien repartiera los más de 40 títulos nobiliarios que conlleva el ducado de Medinaceli. Marco solicitó la sucesión de diez de ellos que llevan aparejada la Grandeza de España, aunque quedaban pendientes de distribuir más de una veintena. El duque de Segorbe aspiraba a 13 de ellos. Y en esas estaban tío y sobrino en los últimos tiempos. También es cierto que si Marco Hohenlohe no tuvo la oportunidad de ejercer plenamente como duque de Medinaceli, se debía a un trágico episodio que cambió su vida.

En septiembre de 1996 conducía su moto de Estepona a Marbella después de cenar con sus amigos Jorge Juste y su novia de entonces, Nina Junot, la sueca con la que se casó Philippe Junot después de divorciarse de Carolina de Mónaco. La moto de Marco circulaba en paralelo al coche de la pareja y desde la ventanilla Nina iba gastándole bromas. Marco se distrajo y acabó empotrado contra la mediana. El gravísimo accidente le mantuvo mucho tiempo inconsciente. Su esposa de entonces, la alemana Sandra Schmidt-Polex con la que se había casado en 1996, estaba embarazada de Victoria la primera hija del matrimonio. “Aquello me llevó al borde de la muerte”, confesaba Marco a LOC. “Y Nina nunca llamó para interesarse por mí”, añadía con amargura. “Nunca volví a ser el mismo. Después de un coma largo y profundo estoy totalmente incapacitado para el deporte y no puedo hacer nada que implique usar las manos y los pies a la vez. Pensé en crear una asociación para los pacientes que estaban como yo y la iba a llamar ‘Lenta-mente’, porque todo en mi iba despacio. Hasta que un día me sentí mejor”, comentaba el duque.

Con quien sí mantuvo la amistad fue con Jorge Juste, que ha escrito tras la pérdida de Marco. “En este preciso momento pasan por mi mente innumerables momentos que me alegran y hacen sonreír. Sinceramente, de corazón, una de las personas más especiales, con mejor corazón que he conocido. Querido Marco, a tu lado siempre”. Pero, efectivamente, tras el accidente Marco perdió para siempre muchas facultades, algo que le costó también la ruptura de su matrimonio, a pesar de que su hijo Alex nació tres años después del accidente, cuando Marco empezaba a recuperarse. Su esposa Sandra dejó España con los niños y se instaló en Múnich y, aunque nunca perdió el contacto con sus hijos, se sentía un poco perdido. La buena relación con su ex mujer también era evidente en su perfil de Facebook. “Qué mona que es mi ex”, escribió el duque en 2014 al comentar una fotografía de la madre de sus hijos.

14716324397932

Rafael Medina y Laura Vecino en Casa Pilatos. G3

Vivió largas y solitarias temporadas en una casa que tenía en el pantano de San Juan hasta que finalmente Ana, su madre, condesa de Ofalia y marquesa de Navahermosa, decidió que era mejor que viviera con ella en Madrid. Por desgracia para todos, Ana Medina, heredera del ducado de Medinaceli, no pudo con un cáncer que acabó con su vida en 2012.Fue entonces cuando Marco quiso instalarse en Sevilla con Mimi, su abuela, y empezar a familiarizarse con el título que le tocaba heredar. Su muerte convierte a Victoria von Hohenlohe y Schmidt-Polex, de 19 años, en la aristócrata más importante de la nobleza española, a pesar de sus apellidos centroeuropeos.

Así es la futura duquesa

Como futura duquesa de Medinaceli y descendiente directa de los reyes de Castilla, su rango de nobleza es superior al de la casa de Alba y la de Medina Sidonia, las dos que le siguen en importancia. A pesar de haber vivido parte de su vida en Múnich, Victoria se siente más española que alemana, ha viajado a menudo a España, le encanta Sevilla y desde hace más de un año estudia Historia y Economía en una universidad de Madrid, donde comparte piso con una amiga. Adoraba su padre, al que veía a menudo y con el que estuvo hasta el último momento de su vida cuando se agravó su estado de salud.

14624483072091

Imagen de Victoria Hohenlohe, hija del duque y futura duquesa. FACEBOOK.

Victoria nunca quiso tener la notoriedad social y mediática de sus primos Luis y Rafael Medina, actual duque de Feria. Su cara no ha aparecido nunca en las revistas del corazón y su hermano Alex, de 17 años, marqués de Navahermosa, tampoco es un aristócrata español al uso. La Casa de Medinaceli cambia de apellidos, pero su historia permanece inmutable. La hija mayor de Marco, Victoria, será en calidad de heredera la miembro de la familia que sume mayor cantidad y alcurnia de títulos. De momento tanto ella como su hermano, ya son condesa de Ofalia y marqués de Navahermosa, respectivamente. Unas distinciones que ostentan desde hace poco por deseo de su padre y que pertenecieron a la abuela de los jóvenes, Ana Medina. Marco quería pasar unos días en Marbella a finales de agosto, tal y como relataba una amiga suya en las redes sociales. No ha podido ser. Descanse en paz.

Con información de Consuelo Font

…..oOo….

Ninguna respuesta to “Los Medinaceli de luto”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: