Albherto's Blog
Argonauta, en busca del Vellocino de Oro. Una navegación diaria por la blogosfera… ¡ y hasta aquí puedo escribir !

Habla un historiador


España

Una entrevista sobre el ejército español que no gustará a los devotos de la leyenda negra

  • Son notables las aportaciones de España a la historia militar, especialmente en los siglos XVI y XVII.
  • “Los españoles son buenos militares, pero muy malos historiadores”, explica el historiador especialista en historia militar, Antonio Manzano.

 

PHOTO-6138318be1a371cd11531fe8f8b7e062-1444651552-17

La rendición de Breda, famoso cuadro de Diego Velázquez

Juan Bosco Martín Algarra….. Lunes, 12 de octubre del 2015 – 13:42

Me ponen los puntos sobre las íes nada más empezar. Y lo agradezco, porque tiene mucho de verdad: “Conviene que comencemos a desmontar el vínculo entre Fiesta Nacional y Fiesta Militar. El 12 de octubre es la fiesta de la Nación. De toda la Nación, no del ejército”.

Quien así habla es Antonio Manzano, historiador, teniente coronel en la reserva, subdirector de la revista especializada en seguridad ‘OneMagazine’  y un profundo conocedor de la impronta que han dejado los militares españoles en la Historia.

Además, es un experto en la época más gloriosa de las fuerzas armadas españolas: los siglos XVI y XVII.

Usted es militar, pero con la precisión que me ha hecho, entiendo que no le parece suficiente el desfile del 12 de octubre.
Está bien que los militares desfilen y que rindamos homenaje a los caídos, pero debemos tener claro que el 12 de octubre es el día de la Nación, no el día del ejército. Las Fuerzas Armadas tienen su día. La Fiesta Nacional es la fiesta de todos los españoles, por ello debería ser mucho más cívica de lo que es ahora, debería haber muchos más actos festivos ciudadanos.

Entonces, ¿por qué hay tanta parafernalia militar el día que honra a la Patria?
Porque son la columna vertebral del Estado, como está escrito en la Constitución: garantizan la soberanía e independencia de España, su integridad territorial y el ordenamiento constitucional. Pero los militares, aunque participemos en la celebración, no deberíamos protagonizarla.

¿Por qué el ejército el columna vertebral del Estado?
Es algo que está en las entrañas mismas de España, desde los Reyes Católicos. Ellos crean el Estado moderno, no sólo de nuestro país, sino de toda Europa. En ese Estado están los funcionarios, los recaudadores de impuestos, los diplomáticos… y también, por primera vez, un ejército profesional.

¿Qué entendemos por ‘ejército profesional’?
Una fuerza armada permanente, sostenida por fondos públicos y con capacidad de intervenir en cualquier momento. Ese modelo lo llevan a cabo por primera vez los Reyes Católicos y lo fueron copiando muchas monarquías europeas entre el siglo XV y XVI.

España, más diplomática que la OTAN

¿Qué aportaciones hizo ese ejército?
La experiencia de la Guerra de Granada (1482-1492) hizo que se creara una infantería permanente, con una táctica nueva, con armas de fuego generalizado, que años después sería capaz de derrotar a la caballería francesa de una manera estrepitosa en Pavía (1525).
Esto hizo que España fuera la dueña de Europa durante casi dos siglos.

¿También copiaron este modelo en Europa?
Lo fueron haciendo, porque pronto se dieron cuenta de que los españoles eran muy superiores. La batalla de Pavía fue un shock para los franceses. Vieron cómo su fabulosa caballería quedaba achicharrada por una masa de peones de infantería española. Hasta su rey fue hecho prisionero por un soldado raso. Entonces se preguntan: “¿Pero qué nos ha pasado?

¿Por qué España se vuelve tan poderosa?
Porque cuando entraba en guerra, todo el Estado se volcaba: la Hacienda Real, la acción diplomática exterior, el oro y plata de América… En aquella época, España trazó alianzas internacionales tan sofisticadas que ríete tú de la OTAN: alemanes, belgas, húngaros, austríacos…

El enemigo de mi enemigo es mi amigo…
Efectivamente. Llegamos a establecer contactos diplomáticos con pueblos ¡al este del imperio otomano! para acorralar aún más a los turcos. Conseguir eso hace 500 años tenía mucho mérito.

El arte de manejar la pica

¿Qué novedades introduce España en el campo de batalla?
La infantería española supo aprovechar como nadie la figura del piquero suizo. Las picas son unas lanzas mucho más largas que las que usaban los castellanos y aragoneses. La infantería española combinó en batalla, como ningún ejército supo hacerlo, la acción de las picas, los arcabuces y los mosquetes. Allí donde iban, ganaban la partida.

¿Por qué era tan eficaz esa tríada? ¿Los enemigos no tenían picas o arcabuces?
Sí, pero no sabían combinarlas tan bien. Al inclinar las picas, impedían acercarse al enemigo. Al amparo de las picas, los arcabuceros disparaban fila por fila. Era un fuego era continuo, casi como una ametralladora. El enemigo no paraba de recibir fuego. No les daba tiempo de reaccionar. Así ocurrió en victorias como Jenmingen (1568) o la Montaña Blanca (1620). El ejército español vencía, entre otras cosas, porque era muy disciplinado.

Se dice que la disciplina no es la principal virtud de los españoles
Y no es verdad. La creación del ejército profesional terminó con las formas de hacer la guerra en la edad media. Entonces los señores prestaban contingentes de guerreros que se unían al ejército real durante un tiempo. Después volvían a sus lugares de origen. Así era difícil que el soldado adquiriese veteranía. Cuando el ejército español se hace permanente, consigue automatizar los procedimientos. Se da una orden y se cumple. Punto. Esta disciplina fue clave en el éxito de los españoles en batalla.

¿Hubo un arma específicamente española?
El mosquete para infantería. Es un arcabuz, pero más pesado, con un calibre mayor, para alcanzar más lejos. Se apoya en una horquilla con un palo. Ese atrevimiento se lo debemos al Duque de Alba, porque nadie había pensado que la infantería podría sacarle partido a armas tan pesadas. La revolución militar moderna tiene patente española, con el Duque de Alba a la cabeza.

¿Qué enemigo lo ha pasado peor con los españoles?
Dicho con todo respeto que hay que tener al enemigo, no se ha librado ninguno. En las guerras en Europa, hicimos sufrir, y mucho, a todo aquel que se nos enfrentó. Los norteafricanos recibieron lo suyo en Túnez, la Mámora, Larache,… por no hablar de los turcos en Lepanto. Cuando los ejércitos españoles estaban en el auge, no había quién le resistiera. Punto.

PHOTO-AGENCY94540122b91115ad59cd5e77ed5a8fc848aa723f348ff9e3c1960cd620151011054935

Bajo los efectos de la leyenda negra

¿Y los ingleses? Por lo que uno ve en las películas, parece que siempre nos ha ido mal con ellos.
A los ingleses les hemos vencido en La Coruña, en Vigo, en Cádiz, en San Juan de Puerto Rico, en Cartagena de Indias… Lo que pasa es que los españoles hemos sido grandes militares, pero muy malos historiadores. Seguimos bajo los efectos de la leyenda negra. Estamos acomplejados de lo que hicimos. Y no señor. No lo hicimos todo mal. Hicimos muchas cosas muy bien.

¿Cómo consiguió Cortés dominar México?
“Los aztecas no entendían cómo los conquistadores podían atravesar a un hombre con un ‘palo’, que es como veían ellos las espadas de acero, contra las que no tenían protección ni un arma equivalente, tampoco entendían por qué sus flechas rebotaban en las armaduras. Desde el punto de vista militar, ellos vivían en la Edad de Piedra. Además, Hernán Cortés era un osado.

¿Cómo un soldado experimentado como él se atreve con tan pocos soldados a someter a un imperio como el azteca?
Eso retrata al español de la época. Había cumplido el gran designio de la Reconquista, pero no estaba satisfecho. Quería más gloria, más riqueza, más victoria. Si no hubiéramos descubierto América, habríamos conquistado África. Isabel la Católica lo tenía previsto. En el siglo XVI España era tan consciente de su liderazgo en el mundo que incluso estudió una propuesta formal para conquistar China, aunque finalmente se descartó por el enorme coste que suponía.

Conciencia clara de su dignidad

¿Hay alguna nota característica del soldado español respecto de otros?
Hasta los escritores más críticos con los españoles han reconocido su arrojo. Siempre ha habido clichés de todos las naciones: se decía que los alemanes eran bebedores, o que los suizos sólo combatían por dinero… esos mismos críticos, incluso franceses y venecianos, que tenían un servicio de espionaje muy completo, se admiran de lo valientes que son los españoles.

¿A qué cree que se debe esa valentía?
Muchos soldados procedían de la nobleza, (de la baja nobleza, pero nobleza). Se conducían de una manera que contagiaba a los demás. Eran conscientes de que servían al emperador más poderoso que había en la tierra, que gobernaba donde no se ponía el sol. Se consideraban defensores de la religión verdadera frente a herejes (protestantes) e infieles (musulmanes y turcos). Tenían una conciencia muy clara de su dignidad. Las tropas españolas eran la élite de la élite.

….oOo….

Ninguna respuesta to “Habla un historiador”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: