Albherto's Blog
Argonauta, en busca del Vellocino de Oro. Una navegación diaria por la blogosfera… ¡ y hasta aquí puedo escribir !

Las herramientas genéticas para curar enfermedades


FRANCISCO J. AYALA.- Biólogo y profesor de la Universidad de California en Irvine

‘Creer en Dios es un acto de fe que la ciencia no puede demostrar’

  • En su última obra reflexiona sobre el futuro biológico de la Humanidad y el impacto de las herramientas genéticas para curar enfermedades

14344809552290

El biólogo español, tras la entrevista en Madrid. BERNARDO DÍAZ

¿De dónde vengo? ¿Quién soy? ¿A dónde voy?

El biólogo Francisco J. Ayala (Madrid, 1934) lleva toda su carrera científica intentando obtener respuestas para estas cuestiones que desde siempre han intrigado a los seres humanos. Estas tres preguntas han sido las elegidas por Ayala, que reside en EEUU desde hace medio siglo, para titular su última obra, editada por Alianza. El científico madrileño no es de los que se jubilan. A sus 81 años, sigue plenamente activo, dando clases en la Universidad de California Irvine y escribiendo libros (recientemente ha publicado también Evolución para David en la editorial Laetoli).

«En EEUU no hay obligación de jubilarse. Sus leyes prohíben discriminar a nadie por razones de sexo, color o edad. Es estupendo», señala durante una entrevista con EL MUNDO en Madrid.

Sostiene que la evolución humana no ha terminado y que, por primera vez en la historia, el hombre tiene la capacidad de controlar esa evolución. ¿Cómo ve un biólogo evolutivo como usted el desarrollo de la ingeniería genética?
Dentro de unos años podremos cambiar el gen mismo. Hoy en día se pueden hacer correcciones parciales para tratar enfermedades. Por ejemplo, la anemia falciforme, que afecta la configuración de los glóbulos rojos y la sufre entre el 15 y 20% de la población en África tropical. Los afectados suelen vivir hasta la juventud pero hay una terapia que consiste en introducir un gen en células madre para que el individuo pueda producir glóbulos rojos. Hemos logrado corregir el gen en las células del cuerpo, pero no en las células sexuales, por lo que se transmitirá a su descendencia. Este gen protege contra la malaria. La malaria es la enfermedad más perjudicial del mundo, aunque compite con algunas más. Cada años mata a más de medio millón de niños en África Tropical y millones de adultos sufren fiebres muy altas. Su impacto económico es muy alto. Será cuestión de años que podamos corregir las células germinales, que dan lugar a los óvulos y el esperma. Quizás una década.
Además de para curar enfermedades, la ingeniería genética deja abierta la polémica posibilidad de mejorar a las personas.
Yo estoy a favor de usar estas técnicas para tratar enfermedades, pero no para mejorar a las personas. De la misma forma que la propuesta en los años 50 para clonar personas fue totalmente equivocada. Una persona no es sólo sus genes, sino el resultado de la interacción de sus genes con todas sus experiencias, incluida la que tuvo en el seno materno. Tener la misma infancia, ir al mismo colegio, los mismos amigos… Y eso no es posible reproducirlo. Voy a citar una frase muy explícita del Nobel George Beadle:«Quién puede decir si, en un contexto cultural diferente, Hitler no podría haber sido uno de los mejores líderes de la Humanidad, o que Einstein no podría haber sido un canalla político». Por otro lado, la clonación de los genes de un individuo avanza rápido y se va a usar con fines terapéuticos. Se podrán clonar órganos o células del sistema nervioso que no se regeneran, lo que permitirá curar enfermedades. El potencial de aplicaciones es tremendo. Es una cuestión de años, creo que se logrará antes de que podamos corregir los genes en células germinales.
¿Influyen más los genes o el entorno y la cultura en una persona?
No se puede medir. El 100% de lo que somos depende de los genes y el 100% del ambiente al que hemos estado expuestos. Incluso la apariencia física puede cambiar si una persona se ejercita mucho en el gimnasio, por ejemplo. Pero en el desarrollo de la personalidad, la inteligencia y el carácter, que es lo que más cuenta en una persona, la interacción entre los genes y el ambiente es muy compleja e influyen las dos cosas.
Dice usted que la secuenciación completa del genoma será útil como base de datos para experimentos, pero no contribuirá a solucionar los principales problemas biológicos o médicos de una forma decisiva. ¿Hay demasiadas expectativas?
Había buenos genetistas y químicos que pensaban que el genoma nos diría lo que es una persona. Fue una idea ingenua. Ahora podemos secuenciar el genoma de una persona en una semana, pero no te dice mucho sobre quién es. No nos dice quiénes somos.. Es como tener un libro de 1.000 páginas y 500 palabras por página escrito en una lengua que no conocemos. Al secuenciar el genoma averiguamos las letras pero no entendemos el texto. Si se imprimieran las letras del ADN harían falta 500 volúmenes del tamaño del Quijote escritos en un lenguaje que no entendemos. Lo que hacemos ahora es entender un párrafo aquí y otro allá. Pero el mayor beneficio de la secuenciación del primer genoma humano no lo habíamos anticipado ninguno, y es la tecnología que se desarrolló para lograrlo. Se hizo en 13 años con unos 3.000 millones de dólares. Y ahora podemos secuenciar un genoma completo o secciones de un genoma, por ejemplo, para buscar una enfermedad, con una facilidad tremenda. Se tarda una semana o dos y cuesta unos pocos miles de dólares. Y eso tiene muchos beneficios. Secuenciar el ADN contribuye a poder modificar genes y curar enfermedades.
¿Cómo influirán en la evolución humana los implantes tecnológicos en el cuerpo para ampliar nuestros sentidos y mejorar las capacidades?
Sobre ese asunto tengo una opinión completamente negativa. Intentar producir un superhombre o una supermujer es un objetivo fatuo.
¿Cree que se está prestando la suficiente atención a las cuestiones éticas que rodean el uso de estas técnicas genéticas y de la tecnología, y a los limites que la sociedad pondrá?
Sí, las consideraciones éticas están en marcha. Van desarrollándose en paralelo, aunque va por detrás. Los expertos en ética y moral así como científicos como yo nos ocupamos de establecer normas y reglas y aclarar las cosas. A los científicos les interesa la tecnología, pero no quieren hacer barbaridades.
En su libro habla de las bases biológicas del comportamiento moral y propone que los humanos son seres éticos por su naturaleza biológica gracias a sus capacidades intelectuales, mientras que las normas morales son productos de la evolución cultural, no biológica.
Nuestras capacidades intelectuales hacen que podamos anticipar el futuro, aunque parezca extraño. Los gorilas y los perros no pueden. Somos capaces de formar imágenes mentales y por eso tenemos tecnología. Cortar va a pasar luego. Anticipamos las consecuencia de nuestras acciones. Y esa es la base de la moralidad. Apretar un gatillo no es en sí misma una acción moral. La consecuencia es lo que hace que lo sea. Las reglas morales, las normas, sin embargo, vienen de la cultura, de las tradiciones. Y cambian a lo largo del tiempo, aunque algunas, como no matar o no robar, son más o menos universales. Por ejemplo, la homosexualidad se consideraba un crimen hace relativamente poco. Y en algunos países todavía se sigue considerando así. Hoy se sabe que la predisposición a las relaciones homosexuales es en gran parte genética. Es como ser más o menos alto o tener el pelo de un color determinado. Cuando yo era niño, fumar era algo muy elegante. Las mujeres imitaban a las actrices, y ahora se considera muy perjudicial para la salud y para la sociedad. Una persona que fuma una cajetilla al día vive de promedio 12 años menos. Y la calidad de vida en sus últimos años es bastante mala.
¿Hay otras especies animales que tengan comportamiento moral?
Yo creo que no. Y la razón es que no pueden anticipar las consecuencias de sus propias acciones. Los primates como los gorilas, los perros o los cuervos no saben que existen como individuos, aunque mi mujer dice que nuestro perro sí sabe quién es. Si uno lo sabe, distingue a los otros individuos de su especie como individuos. Y si mueren sabe que uno va a morir. Eso lleva al enterramiento ceremonial. Y ningún animal practica el enterramiento ritual excepto los humanos.
Científicos como Richard Dawkins y, recientemente, Stephen Hawking, se han declarado ateos y han avivado con sus declaraciones el debate sobre la ciencia y las creencias religiosas. ¿Qué postura mantiene usted al respecto?
Creer que Dios creó el Universo es un acto de fe que no puede demostrarse científicamente. Richard Dawkins es un buen amigo mío, pero en esta materia estamos completamente en desacuerdo. Me parece una actitud equivocada. La mayor parte de la gente no conoce la ciencia, no tiene una gran educación, y lo que les provee de sentido a su vida y les da energía es la religión. ¿Por qué tratar de privar a estas personas de algo que les da esperanza, hace que se sientan mejor y que deseen portarse bien, porque quieren ir al cielo, contribuyendo al bienestar de la Humanidad? Dawkins dice a veces que que a lo largo de la historia se han cometido perversiones en nombre de la religión. Es cierto, pero también se han hecho cosas malas en nombre de la ciencia. Y no por ello hay que eliminarla.
Así que cree que las creencias de un científico no son incompatibles con su labor.
Hay muchos ejemplos de científicos religiosos. Definitivamente yo creo que no son incompatibles.
¿Cómo ve la situación de la ciencia en España tras los recortes debido a la crisis?
Es una pena que España siga perdiendo a científicos valiosos y que no haya más recursos para aprovechar a la gente tan buena que produce nuestro país. Siguen saliendo muchos al extranjero y los que salen, suelen ser los mejores, porque es más fácil para ellos conseguir un puesto fuera. Es bueno salir dos o tres años tras terminar el doctorado, pero España invierte en su formación y luego no es la que se beneficia. Es un momento difícil para la ciencia.
¿Se puede recuperar lo perdido en ciencia retomando la inversión?
La ciencia siempre está en movimiento. Uno no puede volver hacia atrás y hacer lo que no hizo. Es muy difícil traer de vuelta a la gente que tiene un buen puesto fuera. E incluso en los mejores tiempos, la inversión en ciencia era muy baja. Aún así se hace buena ciencia y los españoles tienen mucha visibilidad. Lo extraordinario es que lo hagan con tan pocos recursos.

Twitter: @teresaguerrerof

….oOo….

Una respuesta to “Las herramientas genéticas para curar enfermedades”

  1. He estado buscando online más de 4 horas hoy, sin embargo, no he encontrado ningún artículo tan interesante como el tuyo.
    Tiene el valor suficiente para mí. En mi opinión, si todos los webmasters hicieran tan buen contenido como éste, la web sería mucho más útil que nunca.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: