Albherto's Blog
Argonauta, en busca del Vellocino de Oro. Una navegación diaria por la blogosfera… ¡ y hasta aquí puedo escribir !

‘Amaluna’


ESPECTÁCULO.- ‘Amaluna’ en Escenario Puerta del Ángel

En la trastienda del Circo del Sol

  • Detrás de los increíbles números de la compañía bulle un peculiar equipo que reverencia la artesanía.
  • Presentan hasta el 21 de junio el espectáculo ‘Amaluna’.

14315467449725

Varias gimnastas en el gimnasio, detrás del escenario. Circo del Sol Sergio González

 PABLO GIL….. Madrid Actualizado:14/05/2015 05:35 horas

De todas las cosas extrañas y personajes curiosos que forman el equipo del Circo del Sol que estas semanas representa Amaluna en Madrid, uno de los más singulares es el fontanero. En una troupe en la que se integran desde gimnastas hasta zapateros o administrativos, resulta que es imprescindible el caballero que se ocupa de que corra el agua correctamente. Y no solo porque esta compañía de origen canadiense viaje con duchas y aseos y con un batallón de lavadoras que cada noche limpian las mil piezas de vestuario que se usan en el show y una cantidad no menos importante de prendas personales de los integrantes del equipo, sino porque Amaluna, además, es la historia de una isla gobernada por mujeres, por lo que el agua cumple una labor destacada en la función. En la trastienda del Circo del Sol funcionan así las cosas: ¿un espectáculo con agua? Llevemos un fontanero.

Detrás del célebre escenario circular del no-circo más famoso del mundo, la actividad es casi tan peculiar como en sus barrocas puestas en escena. Pero más tranquila, al menos a mediodía, cuando el equipo chino que hace el primer y el último número del espectáculo ensaya nuevas rutinas y las gimnastas norteamericanas bromean y calientan perezosamente en las barras asimétricas del gimnasio. En este amplio espacio anexo a la pista central también están los camerinos, sólo acotados por unas lonas negras pero celosamente custodiados de miradas furtivas.

Aquí al lado, en una esquina, trabajan las tres personas encargadas de arreglar y preparar el vestuario. Es en el sentido estricto de la palabra un taller, muy a la antigua usanza, aunque sus anaqueles, cajoncitos y retales recuerdan los de una mercería. Para comprender dónde hay que mirar a los artistas del Circo del Sol, deben saber que el trabajo de vestuario se reparte de la siguiente manera: Larry, el jefe, se encarga de cuidar las prendas que se colocan los artistas en el cuello y la cabeza; una de sus ayudantes se dedica exclusivamente al calzado, mientras la otra se encarga de las prendas que se ponen en el resto del cuerpo.

circodelsol

Circo del Sol. Sergio González

«Somos 110 personas de 18 nacionalidades diferentes», explica Franck Hanselman, un simpático y políglota hombre holandés que dirige esta gira que. De ese equipo, 47 son artistas. «Siempre sucede que la parte técnica es más numerosa. Hay cuatro cocineros, dos fisioterapeutas, dos manitas, varios entrenadores… Ya todos ellos se suman más de 100 personas españolas contratadas para dar apoyo».

Un momento de especial excitación en el equipo es cuando se instalan en la ciudad. El primer día que llega el personal local, que trabaja principalmente de cara al público o en el comedor privado de la compañía, quien más quien menos se deja caer para echar una ojeada a los nuevos… Hay que tener en cuenta que hablamos de algo más de un centenar de personas que ya superan más de mil representaciones juntas y que conviven en su pequeña burbuja. Aunque internamente se producen emparejamientos sentimentales (y rupturas) y las relaciones propias de la lozanía y la efervescencia juvenil, un poco de aire fresco siempre es bienvenido, y al parecer España es uno de los países más activos en ese mundano pero relevante aspecto.

La vida diaria se hace en los apartamentos que alquilan en el centro de la ciudad (no a través de Airbnb, si le entra la duda); alrededor de la gran carpa no hay carromatos, aunque sí caravanas y camiones. Uno de los más curiosos es el 54, donde se despliega el arsenal técnico que se usa en los números. Tan fascinante como una buena ferretería, en este espacio el que manda es Michael, un mañoso tiarrón que describe con orgullo las triquiñuelas que lleva a cabo para sacar el máximo partido a los materiales.

Su trabajo puramente artesanal tiene que ver con soldar, martillear y pulir todo tipo de cosas, pero también con limpiar delicadamente las bolas de fuego, por ejemplo, y desarrollar curiosos ingenios cuyo secreto guarda con ufano aire de misterio.

«Una hora y media antes del show la actividad empieza a ser frenética detrás del escenario», explica Hanselman. «Los artistas calientan, se visten y se maquillan, que es una aspecto muy cuidado». Cada uno tiene un librito de fotos con todos los pasos que deben seguir para completar su maquillaje, que puede llevar hasta 90 minutos.

Terminado el espectáculo, los artistas se cambian, echan a lavar la ropa y van saliendo del recinto de la Casa de Campo a sus apartamentos, o a la noche madrileña, que lo cortés ni quita lo cabal. Se cierra el recinto. Una noche más, el espectáculo ha salido perfecto, y todo, debe recordarse, también fue gracias al fontanero.

…..oOo….

Ninguna respuesta to “‘Amaluna’”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: