Albherto's Blog
Argonauta, en busca del Vellocino de Oro. Una navegación diaria por la blogosfera… ¡ y hasta aquí puedo escribir !

Indie


FUERA DE SERIE

Sor Lucía, la monja tuitera

1430138309_0

Sonriente. Sor Lucía, 48 años, posa en la cocina de su convento de clausura en Manresa, Barcelona.

Por Marta Fernández Guadaño. Fotografía de Álvaro Felgueroso….. 28-04-2015

Su manera de hablar le ha valido el apodo indie. Pero también tiene una legión de seguidores por su labor social y forma de interpretar el Evangelio, que no siempre agrada en la Iglesia.

Cuenta con más de 182.000 seguidores en Twitter y 65.500 fans en Facebook; ha sido tertuliana en programas de radio y televisión, donde también es conocida por sus recetas tradicionales. Es un personaje indudablemente mediático, marcado por su carácter reivindicativo y un discurso crítico frente al poder político, empresarial y eclesiástico. Es sor Lucía, una monja dominica de clausura, que desarrolla una activa labor social.

The indie

Convento de Nuestra Señora de los Ángeles y Santa Clara en Manresa (Barcelona).

Son las 12 de la mañana y Lucía Caram (Tucumán, Argentina, 21 de octubre de 1966) llega en un utilitario blanco al convento de Nuestra Señora de los Ángeles y Santa Clara en Manresa (Barcelona). Esta risueña mujer es un torbellino. “Soy muy inquieta. Soy una persona a la que han hecho las circunstancias”, anuncia. En abril, se ha emitido en Canal Cocina (de lunes a viernes, a las 8:30) el programa que lleva su nombre (Sor Lucía): enseña de forma práctica recetas caseras y tradicionales. “Aún no he visto ningún programa, solo una receta en YouTube. Soy incapaz de verme; me da muchísima vergüenza”, reconoce. “Mi madre está encantada; ya lo ha visto dos veces en Latinoamérica [en Elgourmet, canal gastronómico de AMC Networks Latin America]”.

Sus padres viven en Tucumán, al norte de Argentina. “La injusticia social me revuelve por dentro, posiblemente porque vengo de una situación de privilegio. Nací y crecí en una familia económicamente muy bien situada; iba a un colegio muy pijo de monjas”. Quinta de siete hermanos (una de ellas misionera), vivió la dictadura militar en una región “particularmente violenta en la lucha contra la subversión”.

1430138309_extras_ladillos_3_0

Postres. Una de sus recetas dulces: Bizcochaditas con chocolate y dulce de leche.

PREGUNTA. Usted ha dicho que la necesidad de movilizarse surgió en su infancia.

RESPUESTA. En Tucumán, vi violencia y diferencias sociales. Me fascinaba Jesús en el Evangelio: uno que pasa por el mundo, se compadece y es sensible.

P. Con 18 años, abandonó la idea de estudiar Medicina y se fue al convento.

R. Mis padres, que eran muy religiosos, paradójicamente se opusieron. Siempre he sido muy contestataria; decían que a los ocho días me echarían del convento y, en su concepción muy tradicionalista, eso sería un estigma. Al final, me lo permitieron. A los ocho días, les llamé y dije: “Prueba superada”.

Sor Lucía cocina vía televisión Berenjenas rellenas, Gambas con gabardina o Leche frita. En 25 minutos, explica dos recetas al día. Son 22 programas que suman más de nueve horas de grabación. AMC Networks International-Iberia, que produce Canal Cocina, consiguió que la monja de clausura grabara en un plató: en marzo 2014, Caram se mudó una semana a Madrid para cumplir un maratón diario de 12 horas diarias de grabación en el estudio Rental Media (Leganés). “Fue una paliza. Pero mientras preparaba los programas, reviví cosas de mi infancia con aromas y sabores”. Sus platos se recogen en el libro Las recetas de sor Lucía Caram, editado por Planeta (19,90 euros).

P. ¿Desde cuándo cocina?

R. Siempre me ha gustado. Por mi abuela paterna, Manolita, cristiana y libanesa; mi madre, que cocina muy bien, y María Fernández, una señora que nos cuidaba a mis hermanos y a mí.

P. ¿Un consejo para cocinar?

R. Intuición. Los olores y sabores traen recuerdos y despiertan la memoria vital. Cocino absolutamente a ojo. Soy muy anárquica. La televisión me obligó a ordenarme, a poner por escrito las recetas.

P. ¿Sigue a algún cocinero?

R. Me gusta Karlos Arguiñano.

P. ¿Sus platos favoritos?

R. La barbacoa o parrillada argentina. También las empanadas tucumanas, la paella y, de postre, flan de leche condensada y torrijas.

P. ¿Cocina esas recetas en el convento?

R. A veces. Desde hace 15 años, soy la cocinera de mi comunidad.

Lo cuenta mientras las cuatro hermanas, con las que vive en este convento de piedra del siglo XIII, se asoman a la cocina guiadas por el olor a pollo con puerros. La mayor tiene 89 años. Sonríen.

A Manresa, sor Lucía llegó hace 21 años tras un viaje de ida y vuelta a su tierra natal. Con 18 años, ingresó en un convento de Dominicas en Tucumán (“Me llamaba la atención tener que rezar tanto”, confiesa). Más tarde, en Buenos Aires, compaginó estudios de Teología y labor social. “Tras tanta hiperactividad, me encontré en una situación de vacío. Tan preocupada de las cosas del Señor, me olvidé del Señor de las cosas. Tuve una crisis de sentido”, relata. Pasó de la vida activa a la contemplativa, cinco años de absoluta clausura, en Valencia: “Necesitaba espacios de silencio. Para mí, el Jesús del Evangelio era otra cosa. Creció mi deseo de justicia social. Fue una noche oscura, pero un tiempo muy fecundo”. Desde Valencia, breve vuelta a Argentina en pleno corralito financiero (cuya explícita denuncia refleja en su libro Tucumán, pasión y muerte de un pueblo empobrecido) y regreso a España, a Manresa.

P. ¿Por qué volvió a España?

R. Oí que la comunidad de dominicas de Manresa era muy austera: vivía la pobreza, compartía con los más pobres y eran monjas muy alegres. Aquí me quedé.

En esta localidad de elevada inmigración musulmana, Sor Lucía arrancó su revolución. Primero, logró en 2002 “las puertas abiertas de la mezquita”, un hito en España. “El fin era eliminar un estigma muy fuerte. No tenía nada que ver con la religión, sino con que los musulmanes eran inmigrantes en situación de pobreza”, recalca esta monja rebelde. Su lucha contra estigmas se corrobora con Mosaic, programa de salud mental de las dominicas con los hermanos de San Juan de Dios y el Ayuntamiento de Manresa; o SOS Tucumán, destinado a su tierra natal; además de nueve pisos tutelados, un albergue, huertos ecológicos, talleres de costura, inserción laboral con Fundación Adecco y un banco de alimentos, que atiende a 1.400 familias, con 250 voluntarios.

P. ¿Cómo surgió este proyecto?

R. En 2008, al abrir el convento por la mañana, empezó a haber personas esperando para desayunar. Eran los primeros expulsados del sistema. Les dábamos una bolsa con bocadillo, yogur y fruta. Eran ocho familias; en abril de 2009, 47; en julio de ese año, 250; y, hoy, 1.400. Hicimos una plataforma ciudadana. Pero estaba mal montado: no se trata solo de dar alimentos. Un comedor social no era solución. Hacía falta un cambio de sistema; soñamos un proyecto diferente; fue el inicio del banco de alimentos.

P. ¿Cómo funciona?

R. Al proyecto llegó gente joven muy inquieta; no venía marcada por vicios y quería inventar respuestas. Dijeron que tenían un problema moral: “Por ser pobres, ¿esas personas tienen que comer lo que cada día decidimos y metemos en una bolsa?”. Un sistema de puntos fue la respuesta a esa pregunta: cada familia decide qué compra en el banco.

Mientras crece su popularidad dentro y fuera de Manresa, sus ideas incomodan, a veces, a la Iglesia. Hace dos décadas, publicó El Evangelio en Crucigramas y Vive tu fe: religión explicada con pasatiempos y sopas de letras. “Algunos me tacharon de trivializar”, recuerda. En los últimos tiempos, algún obispo ha prohibido sus conferencias: “Es una pena que haya miras tan cortas”.

P. Explique su visión de la religión.

R. El Evangelio no es una ideología, ni un dogma; es una pasión, un compromiso, un estilo de vida. Jesús no viene a instaurar ninguna religión nueva, sino un nuevo orden basado en la justicia. No puede ser que haya gente que no tenga acceso a una vida feliz.

P. Dice que el movimiento de los indignados la despertó.

R. Me despertó una nueva conciencia. La indignación está bien, pero es solo el primer paso. Hace falta corresponsabilidad y alternativas. Parecían fabricarse nuevos colectivos en riesgo de exclusión social: políticos, empresarios, medios o sindicatos, llenos de clichés. Pero les necesitamos: o salvamos el sistema entre todos, o esto se va al carajo.

Esta monja indie y sui géneris habla con energía; observa con mirada pícara, sonríe y se ríe. “Me peto de la risa de todo, me río de mi sombra”, dice. “Me gané el mote, lo reconozco. Soy la monja cojonera”, dice en la contraportada de Sor Lucía se confiesa, su último libro, editado por Plataforma Testimonio, igual que otros anteriores como A Dios rogando o Mi claustro es el mundo. Este último es su perfecta tarjeta de presentación: “Explico mi visión de la Iglesia y cuento con humor ridículas normas absolutizadas. A los más beatos les choca, pero no lo escribo para molestar”.

P. Usted suena al Papa Francisco.

R. He sido muy libre al explicar muchas cosas de la Iglesia. Lo que antes escandalizaba ahora es normal. Viene Francisco y no solo no hay temas tabú, sino que dice: “¿Quién soy yo para juzgar a nadie?” o “Pecadores, sí; corruptos, no”. La penitencia no es rezar un Ave María y vete en paz; debe ser proporcional al daño causado. El papa Francisco ha abierto las puertas de la Iglesia y ha entrado aire fresco. ¡Tenía que ser argentino! Tenemos a Messi, pero también al Papa.

P. Es conocida su afición al Barça.

R. Tengo pasión y eso que voy vestida de blanco [viste hábito beis, toca negra, medias blancas, mocasines estilo castellano y gafas con patillas moradas].

De esa pasión por el fútbol, surge su relación con el Fútbol Club Barcelona y sus peñas, que participan en la Campaña contra la Pobreza Infantil, junto con Ferrocarriles de Cataluña y Obra Social de La Caixa. Consiste en repartir fondos entre proyectos (20, por ahora) de diferentes ciudades españolas. Así, el tirón de sor Lucía traspasa las fronteras de Manresa. “Tenemos que ponernos la camiseta de la humanidad y ser corresponsables”.

P. Usted tiene tirón mediático.

R. He participado en programas de radio y televisión, pero mi visibilidad empezó al apoyar la integración y el diálogo interreligioso. Después, di una charla en el Instituto de la Felicidad de Coca-Cola; cuando bajé del escenario, Marcos de Quinto, entoces presidente de Coca-Cola Iberia, me dijo: “Hoy va a haber un antes y un después en tu vida”. Así fue.

P. Poco antes había abierto su cuenta en Twitter, a través de la que lanza mensajes como: “Me niego a la resignación”.

R. Creé mi cuenta porque me lo dijo Rosa Tous [la joyera catalana]. Twitter es un altavoz impresionante. Lo que no se explica no existe. Reconozco que tengo incontinencia verbal y digital; he aprendido a comunicar a través de la frustración de la comunicación.

P. ¿Cobra si va como tertuliana a un plató?

R. Nunca. Eso me da libertad para decir lo que pienso. El día que eso tenga precio, me habré vendido.

P. Describa su día a día.

R. Me despierto a las 4.30. Es momento de silencio para pensar. Tras oración y misa, empiezo a funcionar. Respondo cartas y emails. Trato de estar libre a las 12.30 para cocinar. Como con las monjas y preparo charlas.

P. ¿Qué implica ser monja de clausura?

R. Vivir en el claustro. Con la misión en la que estoy, digo que mi claustro es el mundo. A veces, tenemos compromisos que ni Dios puede cambiar. Tenemos que ser fieles al signo de los tiempos.

Es hora de comer. “Tengo que hacer dieta. Procuro comer fruta y cocinar verdura”, dice sor Lucía. Y reflexiona: “¿Por qué me voy a marchar de la Iglesia si me encuentro muy a gusto? Si hay un proyecto claro, es el derecho a ser felices”.

1430141752_extras_albumes_0

Coca mediterránea de sardinas.

De su recetario

COCA MEDITERRÁNEA DE SARDINAS: Ingredientes. 1 lata de sardinillas. Berenjena. Cebolla morada. 2 tomates maduros. 80 g aceitunas negras. 15 g levadura fresca. 150 g agua. 250 g harina. 50 ml aceite de oliva virgen extra.

Elaboración. Disolver levadura en agua tibia. Mezclar harina, agua, sal y aceite; añadir levadura y trabajar. Cubrir con un paño, reposar 30 min, estirar y enharinar hasta dejar la masa fina. Poner en una bandeja; colocar berenjena, cebolla, tomates y aceitunas; hornear 12-15 min a 190º C. Retirar y colocar sardinas.

PAELLA MIXTA: Ingredientes. 1/2 kg de arroz largo. 1/4 de pollo. 2 l de caldo pollo. 1/4 de kg mejillones. 6-7 gambas. 1/4 kg de judías verdes. 2 zanahorias. 3 alcachofas. 2 tomates. Azafrán. 100 g romero. AOVE.

Elaboración. Dorar pollo en paellera; agregar judías, zanahorias, alcachofas, tomates y azafrán; rehogar 4 min. Añadir caldo. Cuando hierva, incorporar arroz y cocinar 20 minutos a fuego fuerte. A mitad de cocción, bajar fuego y añadir mejillones, gambas y romero. Dejar reposar 10-15 minutos.

POLLO AL HORNO: Ingredientes. 1 pollo. Cebolla. Zanahoria. Manzana. Pera. 150 ml de vino blanco. Mantequilla. Orégano. Pimienta. Sal.

Elaboración. Para la salsa: mezclar zumo de un limón, 2 cucharadas de miel y mostaza. Salpimentar el pollo, untar con mantequilla y espolvorear con orégano. Ponerlo en bandeja de horno con frutas, zanahoria y cebolla troceadas; mojar con vino y cubrir con papel de plata. Hornear 20 min a 200º C. Pintar el pollo con la salsa y hornear otros 30 min más a 180º C. Emplatar acompañado de su guarnición.

ROSQUILLAS: Ingredientes. 1 cucharadita de levadura en polvo. 250 g de harina. 1 huevo. 1 yema de huevo. 70 g de azúcar. 1 cucharadita de anís. Aceite de girasol. Azúcar.

Elaboración. Mezclar harina, levadura y azúcar. Batir huevo con una yema y añadir anís; mezclar con ingredientes secos hasta obtener masa homogénea; dejar reposar 30 min. Volver a trabajar la masa y dar forma a las rosquillas; freírlas en abundante aceite de girasol y escurrir para retirar exceso de grasa. Emplatar y espolvorear azúcar por encima.

Más información. www.twitter.com/sorluciacaram

….oOo….

Ninguna respuesta to “Indie”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: