Albherto's Blog
Argonauta, en busca del Vellocino de Oro. Una navegación diaria por la blogosfera… ¡ y hasta aquí puedo escribir !

Panda gigante


BIODIVERSIDAD / QUEDAN MENOS DE 2.000

Panda gigante: un asunto de Estado en China

  • Amenazado por la pérdida de hábitat, la caza furtiva y la endogamia, el oso panda está en el límite de su supervivencia.
  • En Sichuan trabajan por su futuro.

 

CSC_1054.JPG

MIGUEL ÁNGEL BARROSO.- Matar a un ejemplar de oso panda se castiga con la pena capital o cadena perpetua en China

 JAVIER JAYME…… Día 10/04/2015 – 11.46h

Jean Pierre Armand David no sospechaba ni de lejos que aquel día, 1 de abril de 1869, su nombre se inscribiría en la historia de las Ciencias Naturales merced a su inopinado descubrimiento: el del panda gigante. Un hallazgo, a día de hoy, notablemente carismático, cuyas connotaciones emocionales, eclipsando de largo a las científicas, le han conquistado a este curioso plantígrado celebridad mundial.

Siete años antes, el padre David, misionero católico y naturalista francés, había sido comisionado por el Museo de Historia Natural de París para recoger muestras zoológico-botánicas en China. Rumbo al Lejano Oriente, el entonces joven lazarista inició los viajes científicos -tres en total- que le iban a convertir en explorador y en uno de los más grandes estudiosos decimonónicos de la naturaleza. Entre 1862 y 1874, David recorrería a pie lugares recónditos, primeramente en Mongolia occidental, coleccionando sin desmayo decenas de especímenes animales y vegetales a lo largo y a lo ancho del Celeste Imperio.

Misterio zoológico

A la sazón, guiado por su baquiano, atravesaba el principado de Moupin, en el Tíbet oriental, vasta región en la que ningún científico europeo había puesto jamás el pie. Transcurría su undécimo día de recogida de muestras por el valle de Dengchi, ubicado en la sección media de los montes Qionglai, cuando un cazador local llamado Li le invitó a su casa. Y fue allí, aquel 1 de abril ya señalado, donde realmente dio comienzo esta historia. Porque el padre David se encontró de bruces con el cuero de un animal abatido de notable tamaño, cubierto por una densa pelambre blanca y negra. Y, si bien de entrada pensó que podría pertenecer a una variante albina del oso negro del Himalaya, su instinto de investigador y su mente inquisitiva le pusieron sobre aviso de que estaba ante una especie desconocida.

En las jornadas siguientes, a instancias suyas, Li y los cazadores le trajeron dos ejemplares vivos: un par de cachorros cuyo pelaje bicolor sólo difería del que exhibía el del adulto interfecto en que era menos puro y brillante. El sacerdote francés realizó un informe anatómico preliminar y lo envió a París con la idea de hacer público su hallazgo en el menor tiempo posible. Lo denominó Ursus melanoleucus, estimando que se trataba de un oso blanquinegro; hoy en día se le etiqueta como Ailuropoda melanoleuca.

El «padre» del panda

Jean Pierre Armand David fue, cabalmente, un acreditado naturalista con amplios conocimientos en Geología, Mineralogía, Ornitología, Zoología y Botánica. Por lo demás, hacía gala de un respeto innato por las gentes y su cultura, lo cual, unido a su actitud afable, le permitió viajar por regiones de China donde los extranjeros rara vez eran bienvenidos. Hoy las Ciencias Naturales le reconocen como el padre del panda gigante, aunque hace cuatro milenios que los chinos conocen su existencia. No obstante, debido a su temperamento huidizo y a que las áreas donde habita se constriñen en zonas montañosas remotas e inaccesibles entre 2.500 y 3.500 metros de altitud, el oso blanquinegro jamás prodigó su presencia ante el ser humano. Prueba de ello es que ninguna obra de arte tradicional chino lo retrata.

Antes de que el padre David lo descubriera, el hoy universalmente famoso plantígrado vivió en total tranquilidad alimentándose de bambú en lo profundo de los bosques, sin que nada ni nadie lo molestara. Desconocemos, aún hoy, datos tan básicos como cuántos viven juntos o cómo sobreviven los jóvenes. Sabemos, eso sí, que son de temperamento solitario, que raramente descienden por debajo de los 2.000 metros y que no hibernan, como pueden hacer otros osos. Se cree que algunos se refugian en guaridas y en los agujeros de los árboles.

Hablamos de un ser zoológico primitivo, uno de los más raros del mundo, que solamente se encuentra en China. Exceptuando el matiz negro de las cuatro extremidades, las orejas y el contorno de los ojos, su cuerpo es enteramente blanco. Semejante diseño bicolor parece una chirigota de la naturaleza. Los chinos son los primeros en corroborarlo cuando te cuentan que los pandas sueñan con despertarse un día y ver que ya son de colores o que sus 16 horas diarias comiendo y el resto durmiendo les pasan una factura tiernamente manifiesta en sus ojeras. Y, estirando la cuerda jocosa, insisten en que se trata, en realidad, de osos negros revolcados en harina o blancos embadurnados con el hollín de una chimenea. Como quiera que sea, su naturaleza juguetona, su imagen candorosa -asimilable a la de un muñeco de peluche-, su talante bonachón y el hecho de masticar e ingerir entre 12 y 38 kilos diarios de bambú sentado de forma casi humana (es el único plantígrado capaz de hacerlo) mientras mueve las orejas lo han convertido en uno de los animales más entrañables y populares del orbe.

Emblema del WWF

Si a tales rasgos se añade el de la escasez de su población, es fácil comprender por qué Sir Peter Scott, fundador en 1961 del World Wildlife Fund (WWF), el Fondo Mundial para la Naturaleza, y primero de sus presidentes, lo escogió como emblema de dicha organización. Desde entonces el panda gigante representa un fuerte y reconocido símbolo de conservación que traspasa todas las barreras idiomáticas.

Claro que, como tal símbolo, lo es, ante todo, de su país de origen. En la actualidad, según se estima, moran en China unos 1.600 de estos animales en libertad y 200 más en cautividad. Por desgracia para ellos, su especie, amenazada por la pérdida de su hábitat, la caza furtiva y la endogamia, corre innegable peligro de desaparición. Evitar semejante contingencia se ha convertido para el coloso asiático en un asunto de estado, traducido en la adopción de medidas estatutarias. Todo panda gigante, incluyendo sus células reproductivas, es, por ley, propiedad de este país, habite donde habite. Su gobierno, tras la prohibición de exportar ejemplares a finales del siglo pasado, excluyó de los gestos protocolarios de amistad internacional el de regalarlos a los zoológicos extranjeros. Los que hoy en día se hallan fuera de sus fronteras lo están exclusivamente a título de préstamo. Resta decir que en China matar a un oso panda o vender sus pieles (cotizadas en miles de dólares) se castiga con cadena perpetua, incluso con la pena capital.

Pero el paso decisivo a efectos de proteger lo que hoy se considera un tesoro natural nacional incuestionable -y, de paso, a otros grupos zoológicos en situación similar- fue el establecimiento, en 1987, del Centro de Investigación y Reproducción del Panda en Chengdu, la capital de Sichuan. Precisamente por esta provincia y por las contiguas de Gansu y Shaanxi, en la China central, se extienden las seis cordilleras en cuyas masas forestales medra el panda salvaje, que muy pocas personas tienen la oportunidad de contemplar alguna vez en su estado natural. Un escollo que el citado centro contribuyó a minimizar, como parte de sus funciones y objetivos, abriendo sus puertas al público en 1995. Líderes políticos, dirigentes de altos organismos y personalidades célebres, así como cientos de miles de turistas de todas las procedencias, las han atravesado ya para familiarizarse con los simpáticos osos. Inicialmente contaba sólo con 6 de ellos rescatados de las agrestes alturas. Algo más de dos lustros después, en 2007, acogía ya 110 crías y 60 adultos. En su hábitat natural, los pandas viven alrededor de 20 años, que, en caso de cautiverio, pueden alargarse a 35 como mucho.

El Centro de Chengdu, único de su tipo en el mundo situado en un área metropolitana, se define como una corporación especializada en la investigación y conservación ex situ de animales montaraces raros y en riesgo de extinción, de los que el panda gigante es el paradigma por antonomasia. Premiado por las Naciones Unidas como la mejor institución planetaria para la protección del medio ambiente, cuenta con equipos de expertos en disciplinas tales como Genética Animal, Reproducción y Cría, Medicina Veterinaria y Ecología. De todas ellas, la que marca la pauta de las actividades del Centro es la biología de la reproducción para la vida silvestre amenazada.

Degeneración genética

El doctor Fei Lisong, uno de sus especialistas, nos ilustra al respecto: «Estos animales presentan atrofia sexual y otras patologías conexas, que obran en contra de la continuidad de la especie. Además, su apareamiento en cautividad origina endoximia, degeneración genética que acaece entre miembros del mismo linaje cohabitando en número exiguo y en espacios confinados y que se manifiesta mediante alteraciones o malformaciones. No resulta fácil conseguir el nacimiento de una cría normal, algo que sólo ocurre de modo esporádico. Únicamente cuando la población que manejamos haya llegado a los niveles deseados, el Centro orientará sus esfuerzos a que los pandas gigantes se adapten a su medio natural, de modo que sean liberados y puedan repoblar los bosques montanos de donde son originarios».

Aunque estrictamente protegidos, los pandas gigantes continúan estando en peligro. Y de frustrarse la expectativa final apuntada por el doctor Fei Lisong, esta especie, la más popular y más fotografiada entre todas las que afrontan la amenaza de desaparición, quizá esté destinada a sobrevivir sólo en el logotipo de WWF.

…..oOo…..

CRÓNICA.- Su hazaña se convirtió en viral

Pandasutra 18′ 03”

  • Estos dígitos amén del sinfín de posiciones y entrega
  • El oso panda Lu Lu se ha convertido en un héroe en China
  • Hasta ‘El Diario del Pueblo’, el periódico del Partido, le aclama como tal
  • Su hazaña cobra dimensión ya que que los panda tienen sexo de media 2′ 15”

000000

Pandasutra

ANTONIO CARPIO….. Actualizado: 12/04/2015 10:35 horas

La existencia de menos de 2.500 panda (Ailuropoda melanoleuca) sobre la faz de la Tierra los ha convertido en objeto de un análisis sin precedentes. El momento más estudiado es el de la procreación. Hay 300 panda en cautividad que viven monitorizados. Se busca la respuesta para conseguir evitar su extinción. Y en esta batalla por su salvación ha aparecido un icono, un superpanda. Su nombre: Lu Lu. Su récord, 18 minutos y tres segundos copulando. Una proeza considerando que lo normal es que dure entre 30 segundos y cinco minutos, y promedian 2 minutos y 15 segundos. Teniendo en cuenta que la media española de coito humano es de unos 18 minutos, la hazaña de Lu Lu sería de unas dos horas y 24 minutos en el homo sapiens. Pero no es sólo cuestión de resistencia -sólo por eso le han bautizado en China Hermano Duradero-, es que ese tiempo contribuye decisivamente a la reproducción.

El gran peligro para la supervivencia de los panda es la inapetencia sexual de los machos y la breve fertilidad de las hembras. Ellos, cuando ellas están en celo, en muchas ocasiones prefieren seguir comiendo pues, sencillamente, no quieren. Las panda tienen además un problema fisiológico. “Su período fértil es de sólo tres días al año y, en algunas hembras mayores sólo de dos horas”, cuenta Zhang Hemin, director de la reserva natural de Wolong en Sichuan (China), donde vive Lu Lu. Regularmente sucede en primavera. “Debemos actuar rápido”.

“El auténtico problema es que la mayor parte de los panda verdaderamente no sabe cómo hacer el amor”, reconoce el también creador de su revolucionario centro de investigación, donde se mima tanto a estos plantígrados que sus cuidadores se disfrazan para hacerles sentir mejor. Lu Lu, evidentemente, sí sabe. Es capaz de cambiar de posturas una y otra vez. Parece tener su propio manual, una suerte de pandasutra que seduce a las hembras.

La cautividad ha hecho que muchos de los panda, que ya por naturaleza son solitarios, no sepan cómo hacerlo pues, dados a luz en el encierro, no han visto cómo se hace. Lu Lu, nacido en 1999, lo hizo en libertad y fue después capturado, dato clave, especulan algunos investigadores. Se desconoce el origen de sus padres. Con el estricto control que se tiene de la especie, se le enumeró 503. Su primer destino fue el zoológico de Lushan. Ya, con sólo seis años, sorprendió al ser padre por primera vez. La edad de desarrollo sexual de estos mamíferos comienza a los siete años. Teniendo en cuenta los problemas que existen con los panda y su natalidad, la llegada de su hija Ying Ying, nacida en agosto de 2005, se celebró. La madre era Qian Qian, un año mayor que Lu Lu.

Considerando que los panda, en la época de celo, cambian de humor año a año, la precocidad de Lu Lu podía ser casual. Lo que sucedería 12 meses más tarde sorprendió. Con siete años, la leyenda del Hermano Duradero comenzaría. El 12 de agosto de 2006 vio la luz su primer cachorro macho, Tao Tao, resultado de su unión con Xi Mei. A los 11 días, padre de nuevo. El 23 de agosto, llega Fu Ni, hembra, con número 638. Minutos después, Fu Wa, 639, macho. Los gemelos tenían por madre a Long Xin. Las cualidades de Lu Lu pasaban a ser objeto de atención.

Entre 2007 y 2012 sería padre de cinco panda más. Su pareja favorita es Xi Mei, la segunda hembra que preñó y con quien ya tiene tres hijos, de los ocho que ha concebido la osa. Ella es también la protagonista de la sesión maratoniana de los 18 minutos y tres segundos. Se espera que sea el cuarto.

Un caso ‘extraordinario’

La siempre seria María Delclaux, conservadora de mamíferos terrestres de Zoo Aquarium de Madrid, sonríe al comentar las hazañas del semental. “Sus más de 18 minutos son extraordinarios”, asegura una de las mayores expertas mundiales. Responsable del equipo que ha permitido el nacimiento de tres panda en Madrid, los primeros desde la muerte del célebre Chulín en 1996, recuerda que, por ejemplo, en España no lograron incentivar a Bing Xing, el macho del zoológico de la capital. Ha sido padre dos veces con su compañera Hua Zui Ba pero por inseminación artificial. Sólo el enorme tesón de su equipo ha permitido hacerle padre, poco amoroso con Hua Zui Ba. Nada que reprocharle a Bing Xing. Es la norma. Con los panda se ha intentado de todo. Desde darles Viagra hasta el experimento de un centro tailandés de ponerles vídeos porno de su especie. Experimentos fallidos. Por eso, Lu Lu es un portento. En 2012, también con Xi Mei, estableció su primer récord: 12 minutos y medio.

Este año, en marzo, Lu Lu había marcado el récord del año con siete minutos y 45 segundos. Su pareja fue Zhen Zhen, quien cayó rendida. Pero nadie se esperaba lo que sucedería la primera semana de abril. A Xi Mei le habían asignado como primera pareja al macho Yi Bao. Falló. Llegó Bai Yang y su fracaso fue aún más terrible. Atacó a Xi Mei y tuvieron que echarle agua helada para separarlos. No quedó otra. Recurrieron al infalible Lu Lu.

Comenzó con delicadeza y con una postura básica. Después cambió de ritmo y poses. “Es llamativo escuchar cómo hacen ruidos; sólo lo hacen en período de celo”, añade Delclaux. Tras 18 minutos y tres segundos, bate el récord de una sesión de apareamiento, afirman los responsables del zoológico chino que, cuando acabó Lu Lu, aplaudieron a rabiar. Su hazaña se convirtió en viral en internet.El Diario del Pueblo, el periódico de cabecera del Partido Comunista, se rindió a Lu Lu. Un prodigio que podría salvar a su especie.

…..oOo…..

Ninguna respuesta to “Panda gigante”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: