Albherto's Blog
Argonauta, en busca del Vellocino de Oro. Una navegación diaria por la blogosfera… ¡ y hasta aquí puedo escribir !

La España del Medievo


Hemeroteca

Aquellas Semanas Santas de locales cerrados y películas de romanos

  • España vivía a mediados del siglo XX estas fechas con un recogimiento casi desconocido hoy.
  • «Mientras que antes eran unos días de recogimiento y de silencio, ahora para muchos son unos días de vacaciones, aunque hay más gente de lo que se cree que sigue haciendo ayunos, visitas a los monumentos, que va a los oficios».

tunica-sagrada2--644x362

ABC. Una escena de la película «La túnica sagrada».-

 mónica arrizabalaga / madrid….. Día 31/03/2015 -03.24h

Si algún «ministérico» del tiempo viajara a los años cincuenta en Semana Santa se encontraría una España muy distinta a la de hoy. Discotecas y teatros cerrados, películas sobre la vida de Jesucristo o «de romanos» en los cines y en la televisión, y música religiosa en las emisoras de radio. El país vivía a mediados del siglo XX estas fechas con un recogimiento casi desconocido hoy.

El historiador burgalés Francisco José Gómez (Madrid, 1971) aún recuerda cómo «el primer Viernes Santo que echaron una película de vaqueros me quedé seco», acostumbrado como estaba, siendo un niño, a las películas de romanos habituales en aquellas fechas como «La túnica sagrada», «Rey de reyes» o «La historia más grande jamás contada», de corte religioso.

«Hace 40 años era muy habitual que solo hubiera música y programas religiosos en la radio y la televisión, que se retransmitiera el Sermón de las Siete Palabras o el relato teatralizado de la Pasión, o bien una programación televisiva con informativos, pero sin teatros, ni concursos, ni juegos, ni dibujos animados», explica.

Durante los 40 años del franquismo se habían recuperado muchas de las antiguas tradiciones que rodeaban a estos días y que, en algunos casos, se remontaban al Medievo. «Desde la Edad Media era costumbre en Semana Santa que las autoridades cerraran todas las mancebías, los prostíbulos y las casas de juego que surgieron más adelante», relata Gómez, quien recuerda cómo en Salamanca, por ejemplo, se pasaba a las prostitutas al otro lado del río hasta que el «lunes de aguas», un sacerdote que ya en los textos del siglo XVI aparece nombrado como «el padre putas», iba a buscarlas el lunes de Pascua.

Se interrumpían los bailes y se suspendía el teatro, la gran pasión de los españoles del siglo XVI y XVII, «porque era entretenimiento, ocio y diversión y distraía de la atención especial que había que tener en la preparación del espíritu para la Semana Santa», continúa el historiador.

En cambio, se intensificaban en esos días las ceremonias, las penitencias, y los ayunos. Gómez señala que los viernes de Cuaresma no se comía carne «porque no se comía ningún viernes, al menos desde el siglo XIV al XVII». En una sociedad tan religiosa como era la España de entonces, era algo habitual, añade el historiador antes de apuntar una anécdota relativa al ayuno: «Cuando los españoles trajimos de América el chocolate, impresionó tanto al Papa Paulo V que al ser preguntado contestó literalmente: “no rompe el ayuno”».

«Es cierto que se bajaban las persianas, se cerraban las ventanas y se instaba a no salir excepto a las ceremonias religiosas porque eran días de recogimiento, días que se pasaban más en familia», añade el autor de la «Breve historia de Jesús de Nazaret».

El Viernes Santo no se tocaban campanas y se convocaba a los fieles por medio de carracas que los monaguillos iban haciendo sonar por las calles. Ese mismo día, los retablos se cubrían de negro, en señal de luto por la muerte de Cristo.

En Castilla, donde aún se vive una Semana Santa de rigor y silencio, se sabe que desde el siglo X hacía un voto de silencio el Jueves Santo, que se mantenía hasta la Vigilia Pascual, explica el historiador. Cofrades en Zamora o Valladolid aún hacen juramento de silencio durante las procesiones, añade.

El potaje de cuaresma y las torrijas eran el plato habitual por aquel entonces y a partir del siglo XV, también era muy típico en tierras castellanas que el domingo de Resurrección se realizara una gran comida en la calle, con todo aquello que no se había podido comer durante el ayuno y la abstinencia. «Por eso es típico que el lunes de aguas en Salamanca se coma el hornazo», apunta.

Franquismo y Transición

«Muchas de estas tradiciones se recuperaron después de la Guerra Civil y durante los 40 años de la España de Franco», continúa Gómez. Volvieron a procesionar muchas cofradías que habían desaparecido durante la contienda o en la República bien porque se habían quemado sus iglesias o sus imágenes, o bien porque las imágenes se habían puesto a salvo fuera del país. «Es el caso del Cristo de Medinaceli, que hubo que traerlo desde Ginebra», recuerda.

Juan Eslava Galán recordaba en su libro «Desde la alpargata al seiscientos» cómo en los años cincuenta «las casas de lenocinio cierran (“tengo más hambre que una puta en Cuaresma”, se dice); las salas de fiestas cierran; los circos cierran; los teatros cierran, excepto si el empresario se aviene a programar algún auto sacramental de Calderón o, mejor aún, de fray Justo Pérez de Urbel; los cines sólo pueden programar películas religiosas (El Judas, La Pasión de Jesús, El milagro de Fátima…) y las emisoras de radio sólo emiten música sacra, marchas procesionales y saetas». La norma, añade el historiador, «duraría hasta 1971 aunque ya hacía años que no se cumplía en las capitales más degeneradas».

Francisco José Gómez añade que las costumbres se relajaron «durante la Transición, de la mano del cardenal Tarancón, y sobre todo con la llegada del Gobierno socialista» hasta el punto de que ahora para muchos españoles la Semana Santa sólo son unos días de vacaciones.

«Ha cambiado mucho el ambiente turístico, que lo desvirtúa todo un poco. No existe ya el recogimiento que había antes», señala el experto. Un ejemplo de ello es la irreverente procesión del entierro de Genarín, en León. «Ahora, entre el turismo y el hecho de que la sociedad se ha pluralizado mucho más, se encuentran los dos contrastes», dice.

La vida dentro de la Iglesia apenas ha cambiado. Los actos más importantes se mantienen en Semana Santa, se siguen preparando los monumentos con las formas consagradas para ser repartidas en Viernes Santo, el único día del año sin eucaristía, y éstos siguen siendo visitados por gente mayor o que vive dentro del ambiente de parroquia. El ayuno y abstinencia se guarda solo el Viernes Santo. El sábado, los altares continúan desnudos y las velas apagadas hasta la celebración de la Vigilia Pascual. «Ahora es exactamente igual aunque en la mayor parte de las iglesias ya no se hace como antaño que se leían 9 lecturas con sus correspondientes salmos. Ahora sólo se hacen cinco, contando el Evangelio».

«Mientras que antes eran unos días de recogimiento y de silencio, ahora para muchos son unos días de vacaciones, aunque hay más gente de lo que se cree que sigue haciendo ayunos, visitas a los monumentos, que va a los oficios», finaliza Gómez.

«La grandiosidad de las procesiones del Viernes Santo se debe a José Bonaparte»

Una respuesta to “La España del Medievo”

  1. Hola, quería darle las gracias por la información que usted
    brinda. He visto por su dominio y la velocidad de carga es sorprendente, agradecido por la calidad de navegación para el usuario

    Estoy contento de saber que se puede llegar este artículo de información con tanta claridad y comprensión en el
    tema tratado.

    Sin dudas voy a proceder a suscribirme a su blog para poder contener mayor cantidad de
    información en mi buzón de entrada. Muchas gracias por dedicarse
    unos instantes en analizar mi comentario, mis deseos de un buen día.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: