Albherto's Blog
Argonauta, en busca del Vellocino de Oro. Una navegación diaria por la blogosfera… ¡ y hasta aquí puedo escribir !

Los consortes


LIFESTYLE

Los hombres de las mujeres más poderosas

14266937533024

La vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría y su marido, José Iván Rosa Vallejo. Foto: Gtres

HUGO DE LUCAS…. Actualizado: 22/03/2015 09:14 horas

Los consortes

  • Christine Lagarde y Xavier Giaconti. El empresario corso está orgulloso de su relación con la directora del Fondo Monetario Internacional y no pierde ocasión de aparecer a su lado.
  • María Dolores de Cospedal e Ignacio López del Hierro. La política popular está casada desde 2009 con este empresario sevillano. Para ambos es el segundo matrimonio.
  • Cristina Cifuentes y Francisco Javier Aguilar . La delegada del Gobierno en Madrid está casada con un arquitecto, con quien tiene dos hijos. A él no le gustan nada los focos.
  • Ana Patricia Botín y Guillermo Morenés. El marido de la presidenta del Santander es también un hombre de finanzas. No se prodiga en actos públicos con su esposa.
  • Anne Hidalgo y Jean-Marc Germain. La alcaldesa de París luce a su segundo marido, también un político socialista, con la naturalidad de las parejas enamoradas.
  • Esperanza Aguirre y Fernando Ramírez de Haro. La candidata a la Alcaldía de Madrid está casada desde 1974 con este aristócrata discreto.
  • Susana Díaz y José María Moriche. El marido de la presidenta andaluza es ajeno a la política y se ocupa de la casa y la cocina. Previsiblemente cuidará del hijo que esperan.
  • Soraya Sáenz de Santamaría y José Iván Rosa Vallejo. A pesar de llevar casados 10 años, en muy pocas ocasiones se les ha visto juntos en público. Ambos guardan con celo su intimidad.
  • Hillary y Bill Clinton.En esta pareja las tornas se han dado la vuelta: ella fue primera dama y luego fue él quien la apoyó cuando se convirtió en Secretaria de Estado con Obama.
  • Celia Villalobos y Pedro Arriola. Ella es la cara pública de la pareja, mientras que él cocina en un segundo plano, pero sin perder un ápice de poder, las estrategias del Partido Popular.
  • Angela Merkel y Joachim Sauer. La canciller alemana está casada con un prestigioso científico que no quiere ver eclipsada su brillante carrera por el título de marido de.

“Ese es el marido de la andaluza”, advertía Ignacio López del Hierro, pareja de María Dolores de Cospedal, en referencia a José María Moriche, marido de Susana Díaz, durante una recepción en el Palacio Real, según relató el diario Sur. Mori, así le conocen sus amigos, intentaba mantener un prudente segundo plano y, sin embargo, fue uno de los protagonistas: se habló de su ocupación como controlador de existencias en una librería sevillana, con un sueldo que no llega a los mil euros; de que están juntos desde jóvenes; de su fama de amable y prudente para algunos, y de gris y soso para otros; incluso de sus habilidades en la cocina. “Un amito de su casa”, dijo uno de los presentes. “Una relación muy descompensada”, comentó otro.

Solo por ser mi marido es objeto de críticas y calumnias, pero no lo llevamos mal”, ha comentado Susana Díaz, que el domingo 22 de marzo espera confirmarse en las urnas como presidenta de Andalucía. La política, embarazada de su primer hijo, ha confesado que le duele escuchar que se refieran a él como el ‘maridísimo’. Gajes del oficio de consorte o, más difícil aún, de marido consorte. Convivir con una mujer poderosa es una experiencia poco frecuente y, precisamente por eso, rompe patrones sexistas que no siempre son fáciles de afrontar.

Según explica el psicólogo Xavier Guix, “solo hay que mirar nuestra tradición y observar las dificultades para que una mujer ocupe espacios de poder, o para que un hombre asuma la condición de consorte. La buena noticia es que poco a poco esa tradición irá desvaneciéndose para dar paso a otra más igualitaria. Por el momento, aún asistiremos a burlas y miradas discriminatorias”.

Por eso, como también apunta Guix, la supervivencia de la relación dependerá en gran medida de la discrecionalidad con que él asuma su rol y de cómo logre diferenciar su vida de la de su compañera. Según esa respuesta, los consortes pueden catalogarse en tres tipos.

1 Discretos o huidizos

14266942224760

Ana Patricia Botín y Guillermo Morenés. Foto: Gtres.

Su manera de afrontar un papel público indeseado es el anonimato, crear un mundo propio al margen de las actividades de su pareja, que consideran ajenas. En definitiva, huyen del escenario para no perder las riendas de su vida. Pero con frecuencia es un propósito irrealizable. El cierre del estudio de arquitectura de Francisco Javier Aguilar se habría perdido entre tantas otras víctimas de la crisis si su responsable no hubiera sido el marido de Cristina Cifuentes, delegada del Gobierno en Madrid y candidata a presidir la Comunidad. Deudas, juicios, embargos… Todo pasó el escrutinio público, incluso su posterior empleo en una entidad de gestión de licencias urbanísticas. Quien nunca quiso aparecer en los papeles junto a su esposa ha visto expuesto hasta su sueldo mileurista.

Así también lo exigió Joachim Sauer a su mujer, Angela Merkel, cuando esta se convirtió en canciller de Alemania. Sauer es una eminencia científica en su país y no iba a consentir que el título de marido de eclipsara un brillante currículo. Escapa de la prensa como de la peste. Se niega a asistir a eventos políticos o de Estado. No concede entrevistas y hay pocas fotos en las que se les vea juntos, y nunca en actitud cariñosa. Merkel cumple con el trato excluyéndolo de compromisos y evitando referirse a su vida personal.

El mismo acuerdo parece existir entre Soraya Sáenz de Santamaría y su marido, José Iván Rosa Vallejo: guardar con celo casi enfermizo su intimidad. Él se ha dejado ver alguna vez en bodas mediáticas, cuando la amistad se impone a su aversión a las cámaras. La mujer más poderosa de la política española ha comentado que su marido lleva la casa y se ocupa del hijo de la pareja. Dotes domésticas que se añaden a un currículo espectacular: abogado del Estado, actualmente directivo de Telefónica, un fichaje que despertó recelos entre los partidos de la oposición, lo que prueba que, a pesar de mantenerse en la oscuridad, un consorte siempre corre el riesgo de terminar siendo además una víctima colateral.

Kathy Korman Frey, profesora del Centro de Excelencia Empresarial de la Escuela de Negocios George Washington (EEUU), realizó un estudio con mujeres de mayor prestigio social y más ingresos que su pareja. Cuando se les preguntó hasta qué punto esa diferencia suponía una dificultad para la relación, la mayoría afirmó que era un problema añadido, pues se establecía un complicado equilibrio de poder según el cual ellos solían negarse a aparecer junto a sus compañeras en ámbitos profesionales para evitar comparaciones indeseadas. Y el protagonismo de ellas en ningún caso podía trasladarse al hogar.

Ese reparto de papeles parece que también se da con naturalidad en el matrimonio de Ana Patricia Botín y Guillermo Morenés. Buen conversador y con sentido del humor, dicen que es el alma de las fiestas de la pareja, aunque apenas se prodiga en actos públicos con su mujer. Tiene sus propios negocios inmobiliarios, que maneja con la discreción marca de la casa. Ella solo en una ocasión ha hecho mención a su intimidad, al asegurar que su imagen de banquera tiene poco que ver con la de la mujer que llega a casa por las noches. Quizá en eso consiste el secreto de su largo matrimonio. También parece feliz, al menos desde fuera, el de la candidata a la Alcaldía madrileña, Esperanza Aguirre, con el aristócrata Fernando Ramírez de Haro, con quien tiene dos hijos, y que se ha mantenido en un discreto segundo plano.

2. Los que se hacen valer

Anne Hidalgo, Jean-Marc Germain

 In This Photo: Anne Hidalgo, Jean-Marc Germain

Tal vez ellas acaparen los focos, pero algunos de sus consortes se niegan a estar a su sombra. Se muestran seguros de sí mismos, convencidos de ser merecedores del amor de una mujer notable y orgullosos de su propia posición. El empresario de origen corso Xavier Giaconti entiende de esa forma su relación con Christine Lagarde, directora del Fondo Monetario Internacional (FMI). Está tan encantado de lucir imagen de seductor ‘bon vivant’ al lado de su dama como ella de que vean en su pareja mucho más que a un actor secundario. “Soy el que se ocupa del Placer Interior Bruto de la jefa de la economía mundial”, ha bromeado.

Es evidente que el delicado juego de fuerzas dentro de una relación notoria es más llevadero cuando ambos comparten la misma actividad. La alcaldesa de París, Anne Hidalgo, no tenía un papel relevante en la política francesa cuando se casó con su segundo marido, Jean-Marc Germain, también por entonces un simple político meritorio. Ambos fueron progresando en sus carreras dentro del Partido Socialista hasta alcanzar él un puesto de diputado nacional y ella, el consistorio parisino. Hoy frecuentan juntos los medios con la naturalidad de las parejas enamoradas, lo que en estos casos supone además un activo para su imagen pública.

Marine Le Pen también es muy consciente de ello. La presidenta del Frente Nacional (FN) francés trabajó durante años junto a Louis Aliot en la trastienda del partido. El fracaso del segundo matrimonio de la líder de la ultraderecha gala fue menos duro gracias al apoyo del entonces secretario general de la formación, en la actualidad vicepresidente y arquitecto intelectual de una estrategia que está haciendo de su mujer, a la que besa en público sin pudor en los actos de partido, una candidata con posibilidades de alcanzar el Elíseo.

Para Celia Villalobos, vicepresidenta primera del Congreso, alardes públicos como estos siempre han estado fuera de su agenda. Ella y Pedro Arriola forman un binomio bien engrasado en el que cada uno ha asumido su particular protagonismo: la política, en las trincheras mediáticas, y su marido, cocinando desde la discreción la estrategia del PP.

«En una relación más o menos desigual ambos deben resolver cuál es el rol de cada uno», afirma Xavier Guix. «Si se aclara bien y es aceptado por ambas partes, no debería haber más problemas que los de cualquier pareja».

3 Quienes no lo soportan

14266942999976

Christine Lagarde y Xavier Giaconti. Foto: Gtres

En Hollywood se habla de la maldición de los Oscar: ganar el premio puede costarte el divorcio. Hilary Swank o Reese Witherspoon lo vivieron en carne propia. «Las mujeres pueden asumir no ser protagonistas, pero algunos hombres no. La mayoría de ellos no ha madurado para tener una relación igualitaria», asegura la socióloga Capitolina Díaz. No hace mucho, en una reunión de directivas de grandes compañías, una de ellas intervino: “Pues la verdad es que mi marido…”. Al instante fue interrumpida: “¿Pero tú todavía tienes marido?”. La mayor parte coincidió en que no era nada fácil encontrar un hombre que no necesitara ser el referente de la relación. “El éxito profesional de la mujer todavía desestabiliza de tal manera a la pareja que en muchas ocasiones la consecuencia directa es el divorcio”, explica Anna Mercadé, directora de l’Observatori Dona i Economia de la Cambra de Comerç de Barcelona.

Enrique de Dinamarca, marido de la reina Margarita, esperó 45 años para reconocer que se sentía “relegado” y lamentar que “a la mujer de un rey se le da el título de reina, pero el marido de una reina no se convierte en rey al casarse. La relación queda desequilibrada, no en privado, pero sí a ojos de la opinión pública. Eso es traumático”.

Mención aparte merece el matrimonio Clinton: Hillary y Bill parecen haber hecho un pacto para representar el papel de consorte según lo precise la ocasión. Primero fue ella primera dama en la Casa Blanca, y quién sabe si en breve será él quien desempeñe ese papel.

….oOo…….

Ninguna respuesta to “Los consortes”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: