Albherto's Blog
Argonauta, en busca del Vellocino de Oro. Una navegación diaria por la blogosfera… ¡ y hasta aquí puedo escribir !

Las adicciones de Liza Minelli


HOLLYWOOD.- Ingresada por abuso de sustancias

Liza Minelli: así ha sido su vía crucis en centros de desintoxicación

  • La actriz, de 69 años, ha vuelto a ingresar en una clínica para superar sus adicciones
  • Es el último intento de una larga lista que comenzó hace más de 30 años
  • Tendente al exceso, el desencadenante de su adicción fue la muerte de su madre en 1969

14268681475210

Liza Minelli, en una imagen de 1966, tres años antes de la muerte de su madre. Getty

JESÚS DEL RÍO…… Actualizado: 21/03/2015 07:57 horas

El nuevo ingreso de Liza Minnelli (69) en un centro de desintoxicación ha vuelto a convertir en noticia un problema con el que la veterana actriz lleva luchando desde que era casi una adolescente. Nacida en el seno del Hollywood más dorado -hija de la actriz Judy Garland y del director Vincent Minnelli, estaba predestinada a ser famosa incluso antes de ser concebida-, Liza heredó de sus padres el talento innato, tanto para cantar como para actuar, pero también la inestabilidad emocional que les persiguió durante toda su vida. A esto se le unió una personalidad adictiva, tendente al exceso y a vivir la vida, sobre todo la nocturna, sin límites ni condiciones. Durante varias décadas, Liza fue la reina de las fiestas de Nueva York. Le encantaba codearse con todas las personalidades del momento -no en vano, era una auténtica leyenda de Hollywood-, frecuentar el mítico Studio 54 y dejarse seducir por los maestros de ceremonias, como el diseñador Halston o Andy Warhol, que la retrató en más de una ocasión. Liza era un terremoto incontrolable.

Liza heredó de sus padres el talento innato, tanto para cantar como para actuar, pero también la inestabilidad emocional

Pero detrás de las fiestas, había otra cara mucho menos glamurosa. Cuando su matrimonio con el cantante Peter Allen -su primer marido- empezó a flaquear, en 1974, los amigos de la actriz comenzaron a preocuparse por lo que estaba ocurriendo en su vida. Era obvio que la actriz pasaba por un momento muy complicado. “Tan sólo se levantaba de la cama para prepararse una copa”, declaró uno de sus allegados. “Y se pasa bebiendo el resto del día”. Los tórridos romances con Peter Sellers o Martin Scorsese tampoco ayudaron demasiado.

El desencadenante

Pero la gota que colmó el vaso fue la muerte de su madre a los 47 años por una sobredosis. Minelli empezó a tomar valiums, que combinaba con alcohol y otras drogas -estaba fuera de control, según relataban los tabloides de la época-. Eso sí, a nivel profesional, nunca estuvo tan arriba. En 1972, participó en la película ‘Cabaret’, por la que ganó un Oscar a la mejor actriz, y ya tenía un premio Tony en su haber. Hasta que explotó.

Warhol cuenta en sus diarios que, en una ocasión, estando en casa del diseñador Halston, apareció la actriz visiblemente alterada y le pidió que le diera todas las drogas que tenía

En julio de 1984, la actriz tuvo que abandonar la obra ‘The Rink’ que estaba representando en Broadway totalmente exhausta y deprimida, y por recomendación de su amiga Elizabeth Taylor, ingresó voluntariamente en el centro Betty Ford para tratar su adicción al alcohol y al valium. La actriz llegó al centro sin maquillaje y aparentemente muy contenta. Saludó a todos los presentes uno a uno, se presentó y se preparó para lo que iba a ser su primera estancia en un centro de desintoxicación. Se convertía, así, en una de las primeras estrellas de Hollywood que reconocía el abuso de las drogas en público. Las semanas que pasó en la clínica sirvieron para que Minnelli pudiese regresar a Broadway y retomara su carrera musical y cinematográfica, aunque nunca consiguió repetir el éxito de ‘Cabaret’.

Los problemas de adicciones, sin embargo, no habían hecho más que empezar. Las historias que relacionan a Liza con el consumo de drogas son numerosas. El propio Warhol cuenta en sus diarios que, en una ocasión, estando en casa del diseñador Halston, apareció la actriz visiblemente alterada y le pidió que le diera todas las drogas que tenía. El diseñador le ofreció cocaína, marihuana, Valium y Quaaludes, un medicamento con efectos parecidos a un barbitúrico. La actriz volvía a caer, paso por paso, en los errores que cometió su propia madre -también se enamoró y casó con hombres que terminaron reconociendo su homosexualidad-. A partir de ese momento, los intentos de rehabilitarse de la actriz fueron constantes, aunque la mayoría trataron de mantenerse alejados de la prensa.

El peor momento

El episodio más dramático lo vivió durante su matrimonio con el productor David Gest, su cuarto marido. La carrera de la cantante, en aquel momento, estaba totalmente estancada por culpa de su adicción al alcohol y su incapacidad para poder dar aguantar el ritmo de una gira. La pareja se encontraba alojada en el Connaught Hotel de Londres, cuando Minnelli tuvo un ataque de ira debido a su estado y la emprendió a golpes con él, causándole varias heridas en la cabeza y necesitando medicación para poder controlar las consecuencias nerviosas de la situación -Gest alegó que sufría vértigo, náuseas, insomnio y dolores de cabeza severos-. Y no se trató de un episodio aislado. Meses después, en el Hotel Plaza Athenee de Nueva York, el productor encontró a la actriz bebiendo una botella de vodka y, presa de la ira, empezó a golpearle en la cabeza y abandonó la habitación. En ese momento, Gest, muy preocupado, decidió recurrir a un centro especializado para el tratamiento de adicciones.

En 2003, la actriz ingreso en la Fundación Caron, una organización sin ánimo de lucro situada en Pennsylvania para recuperarse de su adicción al alcohol y a las drogas. Tras el programa de ocho semanas de desintoxicación, Minnelli quedó tan agradecida que decidió repetirlo durante cada verano y, de paso, organizar un concierto anual para recaudar fondos para la fundación. Ese había sido su último ingreso de urgencia hasta el ocurrido el pasado jueves. A los 69, la lucha de Liza Minnelli contra las adicciones, como le ocurrió a su madre, parece no tener fin.

….oOo….

Ninguna respuesta to “Las adicciones de Liza Minelli”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: