Albherto's Blog
Argonauta, en busca del Vellocino de Oro. Una navegación diaria por la blogosfera… ¡ y hasta aquí puedo escribir !

Una noche loca en la Ópera de Viena


SARAOS.- El duelo de Elisabetta Canalis y Naomi Campbell

El Baile de la Ópera de Viena se descoca

14238243710979Richard Lugner y Elisabetta Canalis, anoche. CORDON PRESS

Richard Lugner y Elisabetta Canalis, anoche. CORDON PRESS

ROSALÍA SÁNCHEZ …. Berlín…. Actualizado: 13/02/2015 11:46 horas

Una morena y una rubia. Al estilo de Don Hilarión, se pavoneaba anoche el magnate austriaco de la construcción, el octogenario Richard Lugner, del brazo de la actriz italiana Elisabetta Canalis y la modelo británica Naomi Campbell en el Baile de la Ópera de Viena que tan generosamente patrocina. Canalis era esperada y varios cientos de austriacos hicieron cola para verla unas horas antes del Baile, en una cita donde firmó autógrafos. Había decidido, sin embargo, evitar la alfombra roja y utilizó una puerta lateral para propiciar su deslumbrante entrada, vestida de rojo por la diseñadora Vivienne Westwood.

14238247208252

La modelo británica Naomi Campbell (d) y la esposa del fabricante de armas Gaston Glock, Kathrin Glock.

Naomi Campbell, con un vestido largo y abrigo de piel blancos, se sirvió del factor sorpresa. A las ocho de la tarde, hora centroeuropea y cuando solo faltaban 120 minutos para que comenzase a sonar el vals, Campbell tuiteó que había aterrizado en Viena y que se disponía a asistir a la gran fiesta como invitada de Kathrin Glock, la esposa del fabricante de armas Gaston Glock. El anuncio hizo pensar en una especie de declaración de guerra de Glock a Lugner, en la que quería mostrar músculo de convocatoria de celebrities.

A ritmo de Stauss, también se desató entre las dos bellezas una guerra por la atención de los invitados a la edición número 59 del evento y, según la prensa austriaca, el frente más arriesgado fue el de los escotes. El de la italiana le jugó una mala pasada mientras bailaba con Lugner, ejercicio para el que había tomado clases la tarde anterior al baile pero sin el vestido definitivo, lo que aumentaba en varios grados la dificultad de ejecución.

14238250545996

En el centro. El diseñador alemán Harald Gloeoeckler

La organizadora del Baile de la Ópera, Desiree Treichl-Stuergkh, posa a su llegada a la ceremonia de apertura del Baile de la Ópera de Viena.

El barítono español Carlos Álvarez, en la Ópera de Viena.

De izquierda a derecha, los ‘Botox Boys’, Oskar Wess, Florian Wess y Arnold Wess.

El ministro de Finanzas austríaco, Hans Joerg Schelling, y su esposa, Ursula, posan a su llegada a la ceremonia de apertura del Baile de la Ópera de Viena.

‘Problemilla’ ensayado

La prensa vienesa insinúa, sin embargo, que el “problemilla” estaba más que ensayado y subraya que, curiosamente, tuvo lugar cerca de varios fotógrafos y en repetidas ocasiones, lo que ayudó a que la balanza del protagonismo se volcase definitivamente a favor de Canalis, pero en absoluto a que los organizadores recuperen el perfil de evento cultural y selecto que persiguen.

También acaparó bastante atención el actor austríaco Helmut Berger, que debido a una rotura del tobillo llegó en silla de ruedas, con las uñas de los pies a la vista y pintadas de rojo brillante. Tras escuchar la esperada llamada del “alles walzer”, incluso intentó bailar un vals de esta guisa y el resultado no fue muy protocolario. En este caso, sin embargo, si Sissi levantase la cabeza, posiblemente habría sonreído.

LA VENTANA

Un baile, un pezón y un objetivo

 14238605004609Elisabetta Canalis, en el momento del descuido intencionado.

Elisabetta Canalis, en el momento del descuido intencionado. EFE

AZUCENA S. MANCEBO….. Actualizado: 14/02/2015 05:45 horas

¿QUÉ?

PEZONES. Se censuran en Facebook, en Instagram y en muchas playas “de ambiente familiar” de la costa del Sol. Sin embargo, bailan emancipados, felices y sin ataduras en el Baile de la Ópera de Viena. En tal distinguido, serio y elegante evento (sólo oír las palabras “ópera” y “Viena” ya le obligan a uno a erguirse) la modelo Elisabetta Canalis (36) sufrió (ay pobre) un percance con su vestido que liberó sus pezones galleta maría (grandes, para los neófitos). Ocurrió mientras echaba un baile con el octogenario millonario (¿por qué eso suena a viejo verde?) Richard Lugner, el que organiza todo el cotarro.

¿QUIÉN?

14238248535793Elisabetta Canalis (c), junto a Richard Lunger y la esposa de éste, Cathy 'Spatzi' Lugner (i).

Elisabetta Canalis (c), junto a Richard Lunger y la esposa de éste, Cathy ‘Spatzi’ Lugner (i).

UNA MODELO. ¡Ah! ¿Que no sabe quién es la tal Elisabetta? Pues es una guapa italiana que, cansada de no lograr el prestigio como modelo optó por el camino fácil de convertirse en “novia de”. De George Clooney, para ser exactos. Después se hablaba de ella como la “ex de” y a partir de ahora será conocida como “la mujer de los pezones galleteros de Viena”.

¿CÓMO?

14238249050875Elisabetta Canalis parece percatarse de los problemas de su escote.

Elisabetta Canalis parece percatarse de los problemas de su escote.

SIN QUERER (EVITARLO). Párese a pensar por un momento qué fuera usted a quien se le escapa un pezón (o el quivalente masculino) de su vestido ante tal auditorio. Qué bochorno, qué vergüenza, por qué a mí, por qué hoy, por qué no lo imaginé, por qué elegí este traje, por qué… Por qué… ¿¿Por qué demonios tiene Elisabetta esa cara de regocijo en las fotos ante su inesperado topless? Pues porque, según dicen los medios vieneses, no era tan inesperado. Vamos, que le faltaba botar a lo Sabrina Salerno (la del Boys, boys, boys ¡uy¡ que se me sale una teta del corsé) para provocar el momento (fueron varios) recogido por todos los medios de Europa y parte del extranjero. Canalis no se conformaba con ser la invitada estrella del Baile (250.000 euros se embolsó Kim Kardashian el año pasado por serlo, y sólo tuvo que llevar consigo su culo), sino que no podía permitir que Naomi Campbell, que también asistió, acaparara más flashes que ella. Y lo logró. Objetivo cumplido.

14238253589355Debutantes bailan durante el Baile de la Ópera de Viena anoche.

Debutantes bailan durante el Baile de la Ópera de Viena anoche.

Asistentes al baile de la Ópera.

Asistentes al baile de la Ópera.

….oOo….

Ninguna respuesta to “Una noche loca en la Ópera de Viena”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: