Albherto's Blog
Argonauta, en busca del Vellocino de Oro. Una navegación diaria por la blogosfera… ¡ y hasta aquí puedo escribir !

‘Demis Roussos, en español. Por siempre y para siempre’


MÚSICA.- Las aventuras de JR

Comer, cantar, amar

14228861974529

Loukas Sideras, Demis Roussos y Vangelis en sus años de Aphrodite’s Child.

  • Aviso a los padres: en este texto aparece el menú que pidió Demis Roussos en Lucio un día de tristeza de 1999.
  • Después se echó la siesta, volvió a cenar y renació como el más genial hijo de Epicuro que haya pisado Grecia.
JULIÁN RUIZ….. Actualizado: 03/02/2015 10:46 horas

Una vez terminado el tórrido e insoportable verano madrileño del año1999, con temperaturas insoportables que no se habían registrado desde el año 1942, la compañía española Universal preparó una campaña de ‘marketing’ con la edición especial de un disco de Demis Roussos, que hoy día es un objeto de culto relativamente difícil de encontrar.

Demis Roussos – Velvet Mornings (Triki Triki)  

Aquel era un doble CD al que pusieron el ‘genial’ nombre de ‘Demis Roussos, en español. Por siempre y para siempre’. Por supuesto que contenía la canción que le daba nombre y, a su lado, temas inolvidables para la ‘celtíbera musical’ como el famoso ‘Mañanas de terciopelo’, la canción del “triki,triki,triki” que los bromistas de la época quisieron adaptar al himno de España.

En realidad, el envite español de Universal era una nadería, porque el año anterior ya se había publicado en otros países, ‘The phenomenon’, una caja de cuatro cedés, con canciones y recuerdos muy seleccionados de Demis Roussos. Una visión muy precisa de los últimos 30 años de carrera del cantante de Alejandría.

En aquella caja única se encontraban joyas como ‘Thousand years of wondering’, un tema escrito cuando ni siquiera había entrado a formar parte del grupo de Vangelis, Aphrodite’s Child. Y todavía algo más sorprendente, una canción y varios esbozos del intento de escribir una ópera sobre Homero. Hay un DVD también en la caja que ahora revisada deja petrificado al espectador: en la pantalla aparece una recreación melodramática de su ‘Race to the end’ (‘Carrera hacia el fin’). Esta caja si que es casi imposible de encontrar actualmente.

781517_assets_LARGE_t_420_19019672

Esta es una foto de su  última actuación en Atenas en junio del 2010. Y aquí una actuación en directo en el 2012, demostrando que el que tuvo retuvo, su voz seguía siendo igual de melódica ….

http://www.youtube.com/watch?v=dxaSPW1MN5I

El dinero en el bolsillo

Pero Universal España iba a los suyo. La campaña incluyó una visita de Demis Roussos. Como el artista griego ya no tenía contrato con la compañía discográfica se negó a venir a nuestro país, a menos que Universal pasara por caja.

Y pasó. Una mañana otoñal de 1999, el enorme Roussos llegó a Madrid , en vuelo directo procedente de Atenas. Una modesta ‘limousine’ Mercedes con chófer le esperaba en el aeropuerto. Una vez recogido el equipaje, el coche se dirigió hacia el Palace, su hotel favorito, el que, naturalmente, había pactado para su viaje a Madrid. Dentro había un cheque dentro de un sobre procedente de Universal. Demis obligó al chófer a parar en el banco que ponía el cheque. La parada fue en la calle del Capitán Haya. Era indescriptible la imagen de aquel enorme y voluminoso caballero que salía del Mercedes, entraba en el banco y salía con un fajo de billetes. Exactamente, 25.000 dólares, lo que había acordado con la compañía si querían que hiciese promoción en nuestro país. Demis se puso a contar ya dentro del coche, uno a uno, los billetes.

Demis protestó cuando se enteró que no le tenían preparada una suite en el hotel Palace. Se tenía que conformar con dos ‘junior suites’; una para él y otra para que sirviera de acomodo para realizar las entrevistas de promoción. Una vez inspeccionadas las dos ‘junior suites’, Demis se quedó con la que le parecía más cómoda y más grande.

Y, a continuación, sin solución de continuidad, como no eran ni las dos de la tarde, exigió ir a almorzar a Casa Lucio, “el mejor restaurante de Madrid”, según su epicúreo gusto. Su obsesión por la comida le hacía pasar por estos momentos de urgencia y deseo. Lucio lo reconoció, porque Demis había estado más de medica docena de ocasiones en el restaurante. Le trató bien, lo sentó en un lugar preferente y, a continuación, tomó nota. Demis empezó a pedir por esa boca en un casi perfecto castellano: primero angulas de Bilbao (estaba loco por ellas, pero, claro, para que pudiera quedarse medio satisfecho, necesitaba bastantes, quizá medio kilo); luego, los huevos rotos con patatas de Lucio; y de plato fuerte, un chuletón, el más grande que hubiera. Después hubo tiempo y sitio para acabar con un arroz con leche, todo ello regado con dos botellas de vino del mejor Rioja. Para las ‘standards’ típicos de aquellos días de las compañías de discos, la factura pesaba como la de todo un grupo de cuatro componentes.

Demis, que había publicado en francés, en los años 80 (por entonces vivía en París), Maigrir et rester mince y Question de poids, dos libros sobre autocontención gastronómica, se había pasado la dieta por el forro de sus enormes pantalones. A la salud de Lucio y de Madrid.

14228872140877

Los arroces de la noche

Naturalmente, el bueno de Demis necesitaba una siesta. Volvió al hotel Palace y descansó unas horas. En cuatro horas, no salió de su ‘junior suite’. Sobre las ocho de la noche volvió a dar señales de vida: dijo que volvía a tener hambre. Quería ir a un restaurante muy cerca del Palace, en una calle pequeña, donde le hacían un arroz muy especial. No se acordaba del nombre pero alguien intuyó que se refería al restaurante Paradis, en uno de los costados de Las Cortes. Su cena fue muy notable en pescado y arroz, pero “más suave” que el banquete de Casa Lucio. Aparentemente, volvió al hotel y no volvió a salir. A la mañana siguiente, desde la nueve de la mañana, tenía que soportar toda una batería de entrevistas con toda clase de medios. Demis se quejó a media mañana de que siempre le preguntaran lo mismo, pero se le iluminaban los ojos cuando algún entrevistador con conocimientos de música le preguntaba por sus Aphrodite’s Child. Se convertía entonces en otra persona.

En aquella época, Demis Roussos había perdido casi toda la ilusión por la música. En parte, porque su último disco de estudio, titulado ‘Mon Île’, publicado dos años antes, había sido un fracaso, lo que le obligó a dejar París y volver a su hogar, Atenas. Por eso, en varias entrevistas, contestó que estaba más interesado en el cine, por el momento, aunque también aseguraba que casi tenía terminada una ópera. Siempre sonría cuando informaba que había vendido más de 40 millones de discos, a lo largo de su carrera.

Pero el diálogo más significativo fue otro:

-¿Que le hubiera gustado ser?

Cocinero o jefe de cocina.

No quería hablar de política, como mucho explicaba que “el paro está organizado para que los países ricos se coman a los pobres”. Pero, eso sí, trataba de demostrarse a sí mismo que era un buen cristiano. Cada día le gustaba más cantar en iglesias ortodoxas griegas.

14222739794678

Demis Roussos, en una imagen promocional reciente.

Historias del futuro

El tercer día de Demis Roussos acabó por la mañana en Telecinco, grabando sus ‘Mañanas de terciopelo’, “triki,triki,triki”, con toda su bondad y con una voz maravillosa. Por la tarde, tomó el avión de regreso a Atenas. No creo que volviera jamás Casa Lucio, al hotel Palace, ni siquiera a Madrid, pero tampoco lo puedo asegurar.

Atrás dejaba una maravillosa personalidad, un carisma excepcional, una inteligencia natural, sorprendente y su absoluto y maravilloso sentido epicúreo de la vida. Tal vez por ello, según cuenta su hija Emily , no se enteró hasta el mes de abril del año pasado de que tenía un descomunal cáncer de estómago que se había extendido al páncreas y el hígado. Demis jamás iba al médico, apenas se hacía análisis clínicos. Sólo disfrutaba de la vida, del amor todo lo que podía, apasionadamente. Como si fuera el mejor alumno de la diosa de la cocina, Hestia. Cuando no tuvieron más remedio que hospitalizarle, puso a la venta su paraíso ateniense, en las colinas de Voula, 30 kilómetros al sur de Atenas. Una mansión maravillosa con una terraza increíble con vistas al mar. La quería vender vender por casi dos millones de euros, pero no sé si logró cerrar la operación.

Mientras escribo, escucho y me emociono con su vozo, la voz de un Zorba del espacio, deificada por su compañero Vangelis en Aphrodites Child. Se trata de uno de esos asombrosos temas llamados ‘Tales of future’. Me detengo también en ‘memories of green’, que se incluyen en la banda sonora de la película de Ridley Scott, ‘Blade runner’. Es un maravilloso recuerdo de una voz única.

Se apaga la voz romántica de Demis Roussos

14222918277107

Demis Roussos y su esposa Dominique en uno de sus sugerentes posados GETTY

  • ANTONIO PANIAGUA ….Madrid.

Era el cantante de composiciones simples y románticas, el artífice, junto a los Bee Gees, de uno de los falsetes más populares de la historia de la música ligera. También era el artista de las túnicas exóticas y una gordura que le traumatizó sin descanso toda la vida. Artemios Ventouris Roussos, Demis Roussos, murió a los 68 años en la madrugada del domingo en Atenas, dejando un puñado de melodías pegadizas que triunfaron en los años sesenta y ochenta. Con su aire de patriarca mediterráneo y su barba desaliñada, Demis Roussos consiguió colocar en las listas de éxitos un buen número de temas universalmente tarareados, como:

  • ‘Mañanas de terciopelo’,
  • ‘Adiós, amor, adiós’,
  • ‘Morir al lado de mi amor’ o
  • ‘Quiero bailar esta canción’.

El secreto de su éxito estriba en estribillos tan fáciles de memorizar como sencillos de cantar. En ‘Mañanas de terciopelo’ arrasó con un cacofónico y repetitivo triki, triki, triki, triiiki, triki, Mon Amour, triki, triki, triki, triiiiii’, en las antípodas de la canción protesta. Roussos había nacido en Alejandría (Egipto) en 1946. Su familia abandonó el país cuando Francia y Reino Unido patrocinaron la invasión del canal de Suez, de modo que sus padres dirigieron sus pasos a Grecia.

Al lado de Nana Mouskouri, Roussos encarna el icono de la música popular griega

 

El entierro de Demis Roussos y la corona de flores

783586_img_46061422618979_-1-

Publicado por Begoña Castiella el feb 1, 2015

Demis Roussos, el cantante melódico que tanto gustó en el mundo entero durante  los años 70 y mucho después, falleció de cáncer a los 68 años en Atenas. Y mas concretamente en el hospital privado Iyía (que quiere decir salud en griego). Fue en la madrugada del domingo 25 de Enero, horas antes de que se abrieran las urnas electorales. Y por ello la noticia se dio a conocer después, por un twitter del periodista y actor Nikos Aliaga , que había pedido permiso a su familia. Lo confirmó su hija al Figaro y el propio hospital.

Fue enterrado en el Primer Cementerio de Atenas, el que tiene mas solera, lleno hasta la bandera de gente que le quiso y disfrutó con su música. Porque además de grande y gordo, era muy culto, hablaba divinamente muchos idiomas,tocaba varios  instrumentos musicales   y era querido por todos.

783613_14940460

En su entierro estaba una de sus esposas,  Anne Marie (tuvo otras  mas), uno de sus hijos, Cyril, (tenia otra hija , Emily), su hermano  Costas  y muchos parientes y amigos mas. Aquí ven al hermano Costas con sombrero y  al hijo Cyril en segundo plano.

demis-rossous-1--z

El funeral de Demis Roussos nos descubre a su hijo, abatido e idéntico a su padre.

demis-rossous-5--z

Su hijo Cyril, la viva imagen de su padre.

demis-rossous-3--z

Roussos se casó en cuatro ocasiones y tuvo dos hijos. Su hija mayor Emily -que ha hecho un documental sobre la vida de su padre- es fruto de su primer matrimonio con Monique; y su hijo Cyril, de su segunda esposa, Dominique. Los dos hijos estuvieron presentes en su funeral, acompañando a Marie, la cuarta esposa de Roussos, con la que pasó los últimos 22 años y que le acompañó hasta el final, cuando un cáncer ( el pasado mes de abril le habían detectado un avanzado cáncer de estómago) apagó la voz del hombre con aspecto de gigante, pero voz melodiosa.

stefani_zoi_bneodf500

Asistió el todavía Presidente del Parlamento,Yorgos Meimarákis entre otras muchas personas. Y cual fue su sorpresa cuando vio que la cinta de  la corona de flores que había encargado ponía “Sincero pésame, la Presidenta del Parlamento, Zoí Konstandopulu” . Zoí será la nueva Presidenta del Parlamento – recién nombrada por Alexis Tsípras-  a partir del día 5 de Febrero, cuando vuelve a abrirse. (El error fue del florista y la oficina de prensa del parlamento lo dejó bien claro).

Con una ceremonia oficiada por el rito ortodoxo, se ha honrado la memoria de un artista pop que deja más de treinta discos con canciones en griego, francés, alemán, ingles y español. Entre ellas se hicieron especialmente populares en toda europa

  • Forever and ever,
  • Goodbye my love, Goodbye,
  • Lovely lady of Arcadia
  • Y sobre todo, Velvet mornings con su pegadizo estribillo: “Triki, triki, mon amour”.

Un hombre que según en palabras de su hija “amaba la vida”.

Artémios Ventúris Roussos (Rúsos)

781515_Demis-Roussos-we-shall-dance-e-Lord-of-the-flies

Provenía de una familia griega que vivía en Alejandría (Egipto) donde nació en 1946. Su madre era una magnífica cantante y su padre un ingeniero que tocaba la guitarra clásica. El hijo aprendió árabe y formó parte del coro de la Iglesia Ortodoxa Bizantina de Alejandría. Su familia, como muchas otras, tuvo que abandonar rápidamente Egipto en época de Nasser y llegó a Atenas sin fortuna. En esa época se llamaba todavía Artémios Ventúris, siendo Roussos (Rúsos) su segundo apellido, el que no se usa en Grecia. Estudió secundaria en Atenas  y poco a poco empezó a tocar la trompeta, a cantar … y llegó la fama con el grupo Aphrodite´ s Child, donde era bajista y cantante, con Evangelos Papathanasiu ( mas conocido como Vanguelis). Luego siguió su carrera en solitario , publicó unos 30 albumes a lo largo de su carrera y dicen que  vendió mas de 60 millones de discos… Llegó a pasar 147 kilos y a escribir un libro sobre ello, “Una cuestión de peso”, publicado en 1982.A partir de cierto momento cantaba con una chilaba (que se puso un día casi de broma antes de un concierto en Italia porque hacía mucho calor).

Luego se le pasó la racha, vendió todas las chilabas  por mucho dinero y si actuaba lo hacía con chaqueta, camisa  y pantalón.Sus ultimas actuaciones fueron en el 2009 y 2010 con su disco Demis.

Y es que si prolífica fue la vida profesional de Demis Roussos –comenzó como un humilde trompetista de bar, formó parte de la banda Aphrodite’s Child y se consagró como una estrella internacional como solista-, no menos afortunada fue su faceta personal. El compositor pudo presumir de haber estado rodeado de amor hasta el final de sus días.

….oOo…..

Una respuesta to “‘Demis Roussos, en español. Por siempre y para siempre’”

  1. SE FUE UNA VOZ MELODIOSA QUE ENCANTABA A MUCHOS Y QUE SERA RECORDADA EVER FOR EVER AND EVER…. GOOD BYE MY LOVE GOOD BYE por muy lejos que este me sentiras cerca de ti….


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: