Albherto's Blog
Argonauta, en busca del Vellocino de Oro. Una navegación diaria por la blogosfera… ¡ y hasta aquí puedo escribir !

Mucho más que “campechano”.


 
¡A por todas!

Un rey emérito muy alegre

  • Hasta ahora sus amigos y los que querían serlo, a cualquier precio, lo definían como un hombre “campechano”, pero visto lo visto ha sido mucho más que todo eso.
Mercè Rivas         Mercè Rivas……21/01/2015

Hasta ahora sus amigos y los que querían serlo, a cualquier precio, lo definían como un hombre campechano, pero visto lo visto ha sido mucho más que todo eso.

Que el Rey emérito Juan Carlos fuese alegre, dicharachero y proclive, al parecer, a seducir a las señoras era algo conocido aunque poco comentado. Curiosamente tanto su entorno como los medios de comunicación han sido excesivamente respetuosos y discretos, pero ha sido abdicar y todas sus alegrías han comenzado a circular. ¿Hubiese pasado lo mismo con un presidente de la República?

Al paso que vamos el cuadro que tanto tardó en pintar Antonio López, puede que se haya quedado cojo. Es posible que en sueños el pintor se torturase pensando que quizás faltaban personajes y por eso no lo terminaba nunca.

El Tribunal Supremo ha aceptado la demanda de paternidad de Ingrid Sartiau, una belga cuya madre quedó, según ella, embarazada en Marbella aunque también tenemos a Albert Solá que afirma que su padre es el Rey y su madre una niña bien de Barcelona y ahí anda el hombre de camarero en la Bisbal, en el bajo Ampurdán.

Pero es que la belga en su intervención de Tele 5 ante una pregunta de una de las periodistas dijo que se había entrevistado en España con un hijo del Rey que trabaja en Zarzuela. La Presentadora cortó rápido y fue a publicidad.

untitled

Juan Carlos I (Derecha) e Ingrid Sartiau y Albert Solá, supuestos hijos

Suma y sigue.

El último libro de Iñaki Anasagasti Una Monarquía Nada ejemplar habla de:

  1. “La decoradora balear”,
  2. “la vedette”,
  3. “la estrella del destape de impresionantes ojos verdes”,
  4. “las dos Palomas” o
  5. “las aristócratas” son algunas de las mujeres con las que el rey se ha relacionado.
  6. Corinna zu Saynz-Wittgenstein,
  7. María Gabriela de Saboya, la exmujer de Robert de Balkany,
  8. la condesa Olginha Nicolis de Robilant o incluso la propia
  9. Sara Montiel”…

calificando Anasagasti al Rey emérito como “este señor tan impresentable y poco leal con su familia”.

Bárbara Rey

En el mismo libro relata también una escena que al parecer se produjo en Zarzuela no muy agradable: “Contaba Fernández Campo a una serie de personas que el rey tuvo un día una violenta trifulca con su esposa y que en presencia de Sabino Fernández Campo, y en un almuerzo en palacio donde estaban solos los tres junto al servicio, el rey Juan Carlos le arrojó un plato a la cabeza de Sofía en plena discusión conyugal. Lógicamente, la humilló y le hizo mucho daño y aquella fue una escena y una situación muy desagradable de presenciar”.

Y nos podemos preguntar, ¿qué más nos falta por saber?

La verdad es que todas estas afirmaciones, más otras que corren por los mentideros madrileños, tienen fácil solución. Si el Rey emérito quiere parar las demandas de paternidad y cortar el culebrón lo más eficaz es hacerse la prueba de ADN. Las que lo tengan claro demandarán y las farsantes se quedarán en casa. Y de esta forma él descansara y su familia también.

Sería un gesto de transparencia y responsabilidad, dado que en su momento actuó con alegría y al parecer sin barreras.

Eso no debería asustar a su familia, que me imagino estarían al tanto de toda su vida y milagros, pero si no se toman medidas drásticas el culebrón puede ser más largo que Lo que el viento se llevó.

La cuestión no es que el Rey emérito tenga tres, cinco o nueve hijos. Creo que eso a los españoles nos escandaliza muy poco o nada. Lo que nos importa más es la transparencia porque todos nosotros hemos mantenido y seguimos manteniendo a este señor. Ha sido nuestro jefe de Estado y todos tenemos derecho a opinar. ¿O acaso no opinaríamos con un Presidente de la República?

Mercè Rivas Torres es periodista y escritora

Nuestras mantenidas”

  • Iñigo Landa Larrazabal. Bilbao, 1967. Cursó estudios de CC. Políticas y es especialista en Derecho Administrativo. Analista político.
  • Hablaré de todo un poco: opinión política de aquí y de allá salpimentada con un poco de mala leche pero siempre desde el imprescindible humor.

Iñigo Landa

Mientras el país va directo al naufragio económico y social a causa de la grave crisis que atraviesa y los constantes escándalos financieros que sufre, el rey de España vuelve a ser portada de nuevas polémicas. No contento tan sólo con la caza mayor de elefantes africanos y otras tantas aficiones millonarias, parece ser que nuestro “querido” monarca dispone de otro pasatiempo paralelo más sexy que el abatimiento de trompas y colmillos, me refiero a su supuesta infidelidad con la denominada princesa Corinna zu Sayn-Wittgenstein, un bombón maduro de altos quilates, doblemente divorciada e íntima amiga del rey Juan Carlos de Borbón desde hace 4 años. El asunto ha puesto patas arriba a toda la “zarzuela” real y, como no, a los mass media internacionales. Ya era hora que los medios de comunicación se esten atreviendo a deshilvanar madejas secretas y blindadas que esconden los escarceos amorosos de las figuras reales; esta vez le ha tocado a nuestro “inmaculado” rey español y por más que se intente silenciar o vetar el asunto el refrán popular dice … cuando el rio suena es que agua lleva.

Toda esta deshilatura empezó con la publicación de una provocativa columna del diario italiano La Stampa que afirmaba que “en España hay dos reinas: la oficial, Sofía, de 73 años, casada desde 1962 con el rey Juan Carlos y la oficiosa, la provocante y rubia princesa Corinna zu Sayn-Wittgenstein, de 46, separada y amante desde hace cuatro años del soberano más tombeur (casanova) de femmes de Europa”. Incluso el exdirector del diario español ABC, José Antonio Zarzalejos, ha dicho recientemente que “la estrecha e íntima amistad de Juan Carlos y Corinna ha dejado de constituir un rumor para convertirse en una certeza, hasta el punto de que existe ya documentación acreditativa de que ésta acompaña a Don Juan Carlos en viajes al extranjero y asume funciones de representación oficiosas”. Pero ¿quién es esa misteriosa y atractiva manzana rubia que, tras permanecer celosamente en “secreto”, ha pasado a convertirse en un “problema”?.

Corinna zu Sayn-Wittgenstein, cuyo verdadero nombre es Corinna Larson, es una bella rubia de estilizada figura que posee gustos sofisticados que ambienta entre los más exquisitos salones de alto nivel; se trata de una lista dama que ha sabido transfusionar su roja sangre plebeya en un pura sangre azul real gracias a su segundo matrimonio con el príncipe Casimir zu Sayn-Wittgenstein. Hace años que Corinna vive en Madrid, con sus dos hijas y es la aristócrata que acompaña al Rey en sus viajes, representando incluso a Juan Carlos en el extranjero, una función que, según la Casa Real, no está reconocida oficialmente. Dicen de ella que es inteligente, elegante y que sabe estar. Su físico le facilita el movimiento entre los grandes círculos multimillonarios y reales.

Corinna Larson nació en Ditzingen, Alemania, el 19 de enero de 1965; es hija de Finn Bönning Larsen e Ingrid Larsen, y tiene un hermano, de nombre Sven Erik. Su padre, fallecido el 10 de agosto de 2010, era el director para Europa de la aerolínea brasileña Varig, con sede en Frankfort, un hombre muy respetado y amante del deporte, que llegó a recibir la orden de Caballero del Reino de Dinamarca y la Ciudadanía Honoraria de Brasil.

Corinna, asimismo, es la directora general de Boss & Co Gunmakers, una prestigiosa armería fundada en 2.000, con base en London, y que se dedica a organizar lujosas expediciones de caza y tiro en lugares especiales, con packs que incluyen alojamientos en castillos: “A través de nuestros contactos y relaciones personales somos capaces de ofrecer una gran variedad de paquetes para satisfacer sus necesidades, sean perdices en Inglaterra oriental o jabalíes en Austria”.

Corinna combina esa faceta con la filantrópica, en la Authentics Foundation, una ONG que se dedica a variadas tareas, como la lucha contra las redes de blanqueo de dinero, narcotráfico o explotación laboral infantil.

Sin embargo, la princesa Corinna zu Sayn-Wittgenstein ni es princesa ni se apellida Sayn-Wittgenstein. Lo que ocurre es que sigue utilizando el título de su segundo ex marido, el príncipe Casimir de Sayn-Wittgenstein-Sayn, cuando en realidad no debería hacerlo. La pareja se casó en diciembre de 2.000, en una ceremonia civil en Chelsea, London. Cassi, como se le conoce, es el segundo hijo de Alexander, el príncipe de Sayn-Wittgenstein-Sayn y de la condesa Gabriella de Schönborn-Wiesentheid, y tiene ocho años menos que ella. Se sabe que en su familia no agradó el casamiento. Para ella era su segundo matrimonio, porque primero estuvo casada con el potentado Philip Atkins, con quien tuvo una hija en 1992, Nastassa, que hoy vive en Mónaco. Y entre ambos tuvo una relación con Gert Rudoph Flick, cuya poderosa familia controla por completo la marca automovilística Mercedes, que ha personalizado modelos para el rey Juan Carlos.

Dentro de esa curiosa “personalización” se incluye un cambio de marchas en plata realizado por el joyero Patrick Mavros, íntimo amigo de Corinna y muy relacionado con las cacerías.

El príncipe alemán se casó con Corinna en una primera ceremonia civil en espera de la anulación matrimonial que permitiera otra religiosa, que finalmente tuvo lugar en Salzburgo, al año siguiente. Sin embargo, y pese a que tuvieron un hijo (Alexander, nacido en 2002), la cosa acabó en divorcio en 2005. Terminaron muy mal, Corinna no era muy popular en Alemania ni contaba para nada y tras el divorcio quedó apartada de la familia. Los Wittgenstein son una de las casas soberanas del Sacro Imperio Romano Germánico con muchas ramas, algunas de ellas extinguidas. Tienen el mismo rango que las casas reales europeas. Como a Corinna le gustaba España -había disfrutado algún verano en Lanzarote-, comenzó a pasar largas temporadas en un chalet de El Pardo, muy cerca del Palacio de la Zarzuela, y se integró en la vida social, llegando a formar parte de delegaciones empresariales que representaban España en países como Arabia Saudí. Tiene gustos caros, como los safaris y las actividades acuáticas, y se dice que adquirió un collar de esmeraldas de la condesa de Romanones, que en el pasado fue de Anita Delgado, maharaní de Kapurthala, y que fue vendido por 400.000 euros por Sotheby´s, aunque la casa de subastas no confirma si fue ella quien lo compró.

realjodienda9f15

Pero Corinna no es la única amante del rey. Durante muchos años en España existió un pacto de silencio con la familia real. Todos los medios de comunicación y la Iglesia Católica, aún sabedores de las cacerías y negocios del monarca, permanecieron sordos y mudos en aras a no dañar la imagen del monarca y su familia. Según el diario británico Sunday Times, “el rey Juan Carlos es un mujeriego en serie que no ha compartido cama con su mujer desde hace 35 años” y para el Daily Mail “el monarca le habría tirado los trastos a la princesa de Gales”.

Lady Di

Hace siete años la biógrafa real Lady Colin Campbell, haciendo referencia a Lady Di, dijo que “la princesa y el rey tuvieron un affaire en un crucero durante el verano de 1986 y en abril siguiente”.

Según la periodista Pilar Eyre, la autora del polémico libro, La Soledad de la Reina, “la reina Sofía es una mujer que vive en silencio su propia tragedia griega”. Se dice que los abogados de la editorial que publicó el libro, La Esfera de los Libros, borraron intencionadamente varios nombres de las supuestas amantes del rey, sin embargo, Pilar Eyre cita en su libro a la decoradora balear Marta Gayá, a una vedette y estrella del destape de impresionantes ojos verdes (dicen que era Barbara Rey); también se dan pistas acerca de “dos Palomas” (posiblemente una sea Paloma San Basilio) y a las llamadas “aristócratas”, la princesa Corinna Sayn-Wittgenstein, María Gabriella de Saboya, ex-mujer de Robert de Balkany, y la condesa Olginha Nicolis de Robilant. Otros amantes son la jovencísima Julia Steinbush o incluso la propia Sara Montiel, entre muchas más.

olginha-nicolis-robilant

Olginha Nicolis de Robilant

Periodista y escritora italiana nacida en 1934, esta condesa romana pudo haber inspirado a Fellini para diversas escenas de La Dolce Vita, incluyendo el famoso baño de Anita Ekberg en la Fontana di Trevi. 

Después de presentar su libro La soledad de la Reina, Pilar Eyre fue despedida de Telecinco, la cadena en la que colaboraba desde hace casi veinte años: “no sólo se ha vetado información sobre mi libro, sino sobre mi persona … seguiré presentando mi libro en los medios que tengan la amabilidad de pedírmelo”. Lo que no se sabe es si este despido ha sido decisión propia de la cadena televisiva o la Casa Real a raíz del polémico libro.

Marta Gayá.

Marta Gayá

Marta Gayá.

Relación guardada bajo secreto de estado. Se trataba de una mujer de origen catalán, que vivía en Palma de Mallorca y que estaba casada con un ingeniero de mucho renombre en aquel lugar. Se dice que ella se dedicaba a la decoración de departamentos de lujo y que conoció al rey en 1978 y supuestamente, iniciaron un romance en 1990. Marta se convirtió en un problema de Estado, cuando el ex-presidente Felipe González filtró a la prensa la ausencia del rey en la firma de documentos oficiales. Los nervios y cierta indiscreción por parte del antiguo Secretario de la Casa Real, Sabino Fernández Campo, dejaron al descubierto los verdaderos motivos por los que el rey no se encontraba en España para atender sus obligaciones institucionales. Y éstos no eran otros que su estancia en Suiza, en compañía de Marta Gayá. Su relación debió comenzar más o menos por el año 1990.

María Gabriela de Saboya.

Maria Graviela de Saboya

María Gabriela de Saboya.

Es princesa de Italia que tiene una profunda conexión con la monarquía española, ya que fue ésta quien dio refugió a ella y su familia cuando inició la Segunda Guerra Mundial, así que conoce al rey desde que eran niños. Esta mujer aceptó que en su juventud sí sostuvo un romance con Juan Carlos, pero que nunca ha tenido algo que ver con él estando casado con Sofía.

Sara Montiel.

Sara Montiel

Sara Montiel.

Pese a que ella es 10 años mayor que él, parece ser que no fue impedimento para que en algún momento se relacionaran, pese a que ambos estuviesen casados.

Bárbara Rey.

realjodienda9f10

Bárbara Rey.

Reconocido públicamente haber sido amante de Juan Carlos I, con quien sostuvo encuentros intermitentes desde que llegó al trono y con quien definitivamente terminó en 1994. En venganza, tres años después acusó a gente de la Casa Real de querer matarla y de haberle robado cintas y fotografías comprometedoras.

Julia Steinbuch.

Julia Steinbuch

Julia Steinbuch.

Es una joven alemana de no más de 30 años de edad que llegó en 2004 a Madrid para realizar sus estudios y de quien se dice se convirtió en amante del rey. Hay personas que afirman que a la pareja se le vio junta en varios eventos deportivos, como torneos de vela y de Fórmula 1, así como en varios viajes en el extranjero.
Paloma San Basilio.

Paloma San Basilio

Paloma San Basilio.

Poco se sabe de su vida personal pero hay quienes apuntan que Bárbara Rey y ella disputaron una lucha encarnizada por el amor del rey.

Sobre la relación actual entre Juan Carlos y doña Sofía, Pilar Eyre, afirma: “No hablan en ningún idioma en especial, porque sencillamente no hablan. No tienen roce. Nunca ha planeado la sombra del divorcio, porque siempre han luchado por el trono de España y saben cuáles son sus responsabilidades y sacrificios. Doña Sofía, desde el primer desliz, se ha puesto su máscara y se ha limitado a actuar como una reina. No creo que acepte sus circunstancias, pero no le queda otra. Actualmente, su único objetivo es que su hijo sea rey. Es la mujer más sola del reino, esa es la frase que mejor la define”. La revista francesa Paris Match no deja de soltar duros comentarios relativos al rey como “ha engañado a todo el país” o “la discreción y la moderación de Sofía contrastan con la actitud indignante de su rival”.

….oOo….

MONARQUÍA Ha “desaparecido” de la agenda oficial

Don Juan Carlos, un nuevo calvario para la Casa Real en cinco claves

14220364087474

El Rey emérito Juan Carlos besa a su hija, la Infanta Cristina, en una imagen de archivo. SERGIO ENRÍQUEZ-NISTAL

CONSUELO FONT…….Actualizado: 24/01/2015 05:51 horas

Estupor. Ésa es la palabra que mejor define cómo cayó en Zarzuela la decisión del Supremo de admitir la semana pasada la demanda de la ciudadana belga Ingrid Sartiau, de 48 años, reclamando ser hija de Don Juan Carlos, que se saldó con un escueto y ya manido “respeto a la justicia” por parte de palacio. Pero la procesión iba por dentro, ya que para Felipe VI se abre ahora un nuevo frente judicial en la familia, que no se contemplaba ni en las previsiones más pesimistas.

“Lo que faltaba es que coincidan la Infanta Cristina en el banquillo por los chanchullos de Nóos y Don Juan Carlos declarando ante el Supremo. Y por un asunto tan peliagudo como un lío de cama estando ya casado con Doña Sofía. Este escándalo puede eclipsar la labor institucional de Don Felipe. Don Juan Carlos está consternado, por el daño que esto puede hacer a la Corona y en particular a su hijo, cuando estaba poniendo todo su alma en ayudarle”, asegura un allegado a la Familia Real.

A partir de ahora, se abre un periodo incierto para el Rey emérito, que tiene muchas papeletas para acabar declarando ante un tribunal. Según Antonio Torres del Moral, catedrático de derecho constitucional, “como aforado, puede hacer uso del privilegio de que el magistrado le tome testimonio en su despacho y en privado, por lo demás el procedimiento no varía“, asegura el catedrático, para quien la tampoco la prueba de ADN, que tanta polvareda está levantando, tendría que efectuarse de inmediato. “El tribunal, examinadas todas las pruebas y declaraciones de testigos, decidirá si se efectúa o no la prueba de ADN, que es la última y definitiva, si las otras no son suficientes. Don Juan Carlos podría negarse, pero no es aconsejable, porque podría considerarse un reconocimiento tácito”.

El proceso, que podría durar entre seis meses y un año, puede ser convulso, pues sólo con los detalles que se han filtrado, el morbo está desatado. Según la demanda, la madre de Ingrid, Liliane Sartiau, de 82 años, mantuvo una relación de unos días en 1965 con Don Juan Carlos. Fruto de este encuentro, nació Ingrid en 1966, que desconocía quién era su padre hasta 2012.

Los pormenores del affaire se detallan en un acta notarial, que parece ser la prueba de más peso que ha sustentado la demanda. Algo que ha sorprendido en medios jurídicos pues, según Torres del Moral, “por lo que conocemos, no parece haber indicios suficientes, salvo quizá un afán de templar conciencias por parte del Supremo, que rechazó la otra demanda de Albert Solá, mayor que Don Felipe y varón, que podría ser más peliaguda”.

El abogado de Ingrid, Jaume Pararols, asegura que su defendida no quiere dinero, e incluso está dispuesta a renunciar a lo que le corresponda por herencia, a cambio de un encuentro con su padre. Pero en el entorno del monarca no se fían un pelo, menos tras conocerse que Sartiau cobró 10.000 euros por acudir a un programa de Tele 5. Sin olvidar que su abogado asegura tener en su poder documentos “que acabarían con la monarquía”.

Palabras que recuerdan al estilo de Torres, socio de Urdangarin, y pueden augurar otro vía crucis para el Rey. Con la diferencia de que a la Infanta Cristina se la pudo eliminar de la Familia Real, pero Don Juan Carlos forma parte del “núcleo duro”.

  1. Lo que le espera al Rey Juan Carlos Una vez recibida la demanda, que viene acompañada de la petición de la prueba de ADN, el Rey tiene un plazo de 20 días para presentar sus alegaciones. Pueden producirse varios escenarios: que reconozca ser el padre y llegue a un acuerdo, concluyendo el proceso; que el Supremo, vistas las alegaciones de Juan Carlos, decida archivar la demanda, con lo cual la única alternativa para Sartiau sería recurrir al Constitucional o a Estrasburgo; o que el proceso continúe, y en este caso se celebraría al menos una vista, donde ambas partes tendrán que declarar. Todo acabaría en seis meses o un año.
  2. Riesgos de la demanda Si se demostrara la paternidad de Don Juan Carlos, Ingrid Sartiau obtendría su reconocimiento filial y el apellido Borbón. Pero todo se complicaría si decidiera ir más allá, pues, según Torres del Moral, “tendría derecho a la herencia de Don Juan Carlos, como Don Felipe y las Infantas, lo cual daría lugar a indagaciones sobre la fortuna del Rey. Pero también puede solicitarle en vida una indemnización por estos 48 años de no atención. Y hasta reivindicar sus derechos a la sucesión, algo peliagudo porque nuestra Constitución es muy vaga al respecto”.
  3. Don Juan Carlos desaparecido Desde que el Supremo aceptó la demanda de Sartiau, ha desaparecido del mapa, y también de los actos oficiales. Tras un paréntesis buscado para no quitar protagonismo a su hijo tras la abdicación, su agenda fue incrementándose, sumando 13 actos institucionales hasta el final de 2014. ‘El observador’ de Uruguay, citando fuentes del Gobierno español, ha publicado que Don Juan Carlos asistirá a la toma de posesión del nuevo mandatario el 1 de marzo. Está por ver si será su regreso a la agenda.
  4. Familia Real menguante La Infanta Cristina salió hace años de la Familia Real de forma oficiosa, estigmatizada por el escándalo Nóos. Tras la proclamación de Felipe VI lo hizo de forma oficial junto a la Infanta Elena. Pasaron a la condición de familia del Rey. Dado que la Princesa de Asturias y su hermana, la Infanta Sofía, son aún muy pequeñas, Don Juan Carlos y Doña Sofía eran la única baza con la que contaban los Reyes para descargarles de actos en su agenda oficial. Si ahora el proceso judicial por la demanda de paternidad impone la ausencia preventiva del Rey emérito para evitar que salpique a la Corona, la Familia Real puede quedar en cuadro.
  5. Cumpleaños poco feliz El próximo viernes, 30 de enero, Felipe VI cumple 47 años. No va a ser, a la vista de los acontecimientos, el mejor de sus cumpleaños. Si el escándalo Nóos desencadenó la ruptura con su hermana la Infanta Cristina, de la que era uña y carne, la demanda de paternidad que pesa sobre su padre airea a los cuatro vientos la posible infidelidad de Don Juan Carlos estando casado con Doña Sofía y siendo ya padre de las Infantas Elena y Cristina. Reabre así viejas heridas de infancia para Felipe VI, al que siempre afectó profundamente el sufrimiento de su madre por sus problemas matrimoniales.

Pedralbes, un complejo acuerdo de venta

El miércoles saltaba la alarma: los abogados de la Infanta Cristina admitían que existe un principio de acuerdo con un comprador para su casa de Pedralbes, tal y como recogía la Cadena Ser. El acuerdo es complejo, porque el 50% del inmueble, la parte de Urdangarin, está embargado, así que para vender el mal llamado palacete, el juez instructor del Caso Nóos, José Castro, debe dar su visto bueno. Y los papeles de la posible transacción, mientras, no han llegado al juzgado, tal y como informaba el propio Castro esta semana. Los Urdangarin pusieron su casa en venta por más de ocho millones de euros, y una web que ofrece casas de lujo a millonarios rusos la mostraba. Hasta el miércoles a mediodía, precisamente, cuando el famoso chalé desaparecía de la página. “No tenemos esta casa en nuestra lista, no sabemos nada de este inmueble”, declaraban a LOC desde la oficina. Según se ha sabido esta semana, la casa se vendería por menos de seis millones de euros, lo que supone una rebaja del 25% del precio inicial. Son más de 1.000 metros cuadrados de superficie construida, un terreno de 2.200 m2, siete habitaciones, 10 baños, tres plantas, piscina privada, bodega… Un auténtico chalé de lujo que ellos compraron por casi seis millones y al que dedicaron tres más en reformas. | Por Silvia Taulés

….oOo….

Ninguna respuesta to “Mucho más que “campechano”.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: