Albherto's Blog
Argonauta, en busca del Vellocino de Oro. Una navegación diaria por la blogosfera… ¡ y hasta aquí puedo escribir !

48.- Circe, famosa hechicera

Visita a Circe en Eea
 Apolonio Rodio, Las Argonáuticas IV, 659 ss.
(trad. M. Valverde Sánchez, Madrid, Gredos, 2000)

Rápidamente desde allí marchaban a través de las olas del mar Ausonio, manteniendo a la vista las cosas Tirrenas. Y llegaron al célebre puerto de Eea, y de la nave en seguida echaron las amarras sobre la orilla. Allí encontraron a Circe que purificaba su cabeza en las aguas del mar; pues de tal modo estaba asustada por sus sueños nocturnos…

D. Dossi, “Circe and her loverns in a landscape”, ca. 1525. National Gallery of Art, Washington DC.

Unas bestias, ni semejantes a bestias salvajes ni tampoco a hombres por su homogénea figura, sino mezcladas a partir de unas y de otros, marchaban agrupadas, como las ovejas van en manada desde los establos siguiendo a su pastor. Criaturas tales ya antes hizo germinar del limo la propia tierra, compuestas de miembros mezclados, cuando aún no estaba del todo condensada por el aire sofocante ni aún había absorbido tanto la humedad por los rayos del sol desecador; mas el tiempo las combinó y ordenó en especies. Así aquéllas, irreconocibles en su naturaleza, la seguían, y un estupor inmenso se apoderó de los héroes. Al punto cada uno, observando el aspecto y los ojos de Circe, fácilmente aseguró que era hermana de Eetes.

Ella, cuando despejó los temores de sus sueños nocturnos, en seguida retornó luego sobre sus pasos; y al tiempo, haciendo un gesto con su mano, los incitaba astutamente a seguirla.

J. W. Waterhouse, “Circe”

Entonces, mientras el grupo según órdenes del Esónida permanecía indiferente, él llevó consigo a la joven de la Cólquide. Ambos siguieron su mismo camino, hasta llegar al palacio de Circe. Ésta los invitaba a sentarse en espléndidos sillones, ignorando el por qué de su venida. Mas ellos dos, mudos y en silencio, se sentaron presurosos junto al hogar, según la costumbre establecida para los desventurados suplicantes, ella poniendo su frente sobre ambas manos, y él clavando en el suelo su gran espada guarnecida, con la que matara al hijo de Eetes. Y jamás alzaban de frente sus ojos en los párpados. En seguida conoció Circe su fugitivo destino y la culpabilidad de su crimen. Así que, respetando la justicia de Zeus suplicante, que mucho se irrita pero mucho socorre a los homicidas, realizó el sacrificio con que se purifican los suplicantes culpables, cuando acuden junto al hogar…

[Circe se dirige a Medea:] “¡Desdichada, en verdad planeaste un viaje miserable e indecoroso!… Pero, ya que eres, en efecto, suplicante y pariente mía, ningún otro mal urdiré para ti, que aquí has venido. Márchate del palacio, acompañando al extranjero, quienquiera que sea ese desconocido que has conquistado al margen de tu padre. y no te me arrodilles junto al hogar. Pues al menos yo no aprobaré tus determinaciones y tu indecorosa huida”.

…..oOo…….

En Eea, vive Circe, una famosa hechicera que sabe preparar pócimas, puede predecir el futuro y es famosa por convertir a unas personas en animales.

Medea pide a Jasón que paren en Eea, para pedir consejo a Circe.

Circe realiza un rito de purificación para que Medea quede perdonada.

Circe es un popular personaje de la mitología griega, famosa por su papel en La Odisea de Homero y la leyenda de Jason y los Argonautas. Hija de Helios, el sol, y Perseis, una oceánide, Circe era una hechicera que convertía en animales a quienes la ofendían con pociones mágicas.

// //

Circe

Circe vivía en la isla de Eea. Según Homero, su residencia estaba forma por una mansión de piedra en medio de un bosque, rodeada de animales salvajes, como leones y lobos, que no eran más que sus víctimas transformadas, por lo tanto, no eran peligrosos.

Cuando Ulises arribó a la isla de Eea, envió a algunos de sus hombres a recorrer la isla. Estos fueron recibidos por Circe, quien los invitó a un banquete, pero la comida estaba envenenada con una de sus pociones y los marineros se convirtieron en cerdos. El suspicaz Euríloco fue el único que advirtió el peligro y logró escapar y avisarle a Ulises lo que había ocurrido.

El héroe fue a rescatar a su tripulación, pero antes se topó con Hermes, el dios mensajero, quien le aconsejó que recogiese algunas hierbas para protegerse de Circe. Y eso hizo. Cuando la hechicera le ofreció algo de beber, Ulises agregó las hierbas al brebaje y el hechizo de Circe no tuvo efecto en él, por lo que luego la obligó a regresar a sus hombres a sus formas humanas.

La leyenda también dice que, irónicamente, la hechicera Circe no puedo contra los encantos de Ulises y se enamoró de él. De hecho, según Hesiodo tuvieron tres hijos: Agrio, Latino y Telégono, quien gobernó a los etruscos.

En la leyenda de Jason y los Argonautas, Circe purificó por la muerte de Apsirto. También transformó a Escila en un monstruo que era mujer en su mitad superior, mientras que en la parte inferior surgían horribles perros que devoraban todo.

Una respuesta to “48.- Circe, famosa hechicera”

  1. quien era los aliados de circe y las enemistades?


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: