Albherto's Blog
Argonauta, en busca del Vellocino de Oro. Una navegación diaria por la blogosfera… y hasta aquí puedo escribir.

97.- Islas Eolias o Eolicas (Isole Eolie) – Italia

Perteneciente a la provincia de Mesina y frente a las costas de Milazzo encontramos el archipiélago de las Islas Eolias, también llamadas Eolicas, formado por siete islas principales: Lipari (la capital), Alicudi, Filicudi, Panarea, Salina, Stromboli y Vulcano.

Cuenta con apenas 13.000 habitantes que se reparten en las islas eólicas, que, en su origen, fueron volcanes submarinos que emergieron a la superficie hace dos millones de años. Actualmente sólo los volcanes de Stromboli y Vulcano se encuentran activos.

Pese a que actualmente el turismo sea la actividad económica más importante del archipielago de las Eolias, los viñedos fueron explotados con dedicación hasta que una epidemia de filoxera diezmo considerablemente las plantas vinícolas, produciendo una masiva inmigración hacia Sicilia que provocó una despoblación de las Eolias.

Las Islas Eolias son la imagen de descanso, aguas transparentes, y baños de lodo termales que popularizaron películas como Stromboli de Roberto Rosellini, con Ingrid Bergman, o Vulcano, con Anna Magnani. Esto permitió poner en boca de todos los italianos los parajes de sus islas, promoviendo su turismo y consiguiendo que la Unesco declarase el conjunto de islas Patrimonio de la Humanidad.

Para llegar a las Eolias podemos partir tanto de la Italia peninsular como desde Sicilia, es decir, desde Regio Calabria o Nápoles, o desde Mesina y Milazzo a través de los barcos o los ferry (traguetti), cuya frecuencia se incrementa en verano, efectuándose incluso salidas desde Palermo y Cefalú.

Islas Eolias
Mapa de las islas Eolie

Para desplazarnos entre las islas Eolias hay conexiones en barco (más frecuentes y económicas), y en aliscafo. También es habitual viajar en barcos particulares que ofrecen salidas colectivas, o alquilar una pequeña lancha de 4-6 personas; incluso alquilar un velero con tripulante que nos permita desplazarnos y dormir en el barco.

La oferta hotelera en las Eolias no es cuantiosa, si bien el turismo es la fuente principal y casi exclusiva de riqueza, además de la pesca.

Los turistas vienen a las Islas Eolias, atraídos por la lava incandescente de Stromboli, la coquetería de Lípari, los paseos en barca de Panarea, la visión de las laderas de azufre de Vulcano, o los farallones de Filicudi.

Historia mítica

Los primeros amos de las islas fueron los dioses y monstruosas criaturas.
Eolo, el dios griego de los vientos, dio su nombre al archipiélago y regaló a Ulises un odre lleno de vientos favorables.

Hefesto, al que los latinos llamaban Vulcano, famoso por ser el forjador de los rayos de Zeus y del tridente de Poseidón, tenía aquí su fragua y vivía con sus ayudantes, los cíclopes, en el interior del cráter de Vulcano.

El mítico rey Líparo, hijo de Eolo, rebautizó con su nombre la antiuga Melignis, la más grande de las islas.

Prohistoria y Prehistoria

Las islas Eolias emergieron hace más de 700.000 años.

Los primeros pobladores desembarcaron aquí, utilizando embarcaciones primitivas, hace aproximadamente 6000 años. Pueblo de pastores, agricultores o comerciantes, pero sobre todo de artesanos de la cerámica. Descubrieron obsidiana, mineral de durísima roca volcánica vitrificada negra y reluciente, no es producida por todos los volcanes. La obsidiana fue la causante del extraordinario desarrollo de la civilización neolítica en el archipiélago, con la creación de aldeas y la intensificación de los intercambios comerciales marítimos. A partir de la obsidiana se obtenían herramientas, raspadores, puntas de flecha y hojas menos resistentes que el sílex, pero más duras.

Se ha encontrado gran abundancia de obsidiana de Lípari en los poblados neolíticos de Sicilia y de la península italiana e incluso en las costas de Francia meridional y en Dalmacia.

La piedra pómez era empleada sobre todo como piedra abrasiva sobre la cual se limaban las herramientas y utensilios. Los grandes depósitos de piedra pómez de las laderas del monte Pilato han dado trabajo a numerosas generaciones de liparotas.

La lava se utilizó para construir las primeras viviendas: material sólido, poroso, perfecto para aislar de las tempestades, canículas, y para refugiarse de las lluvias traídas por los vientos desérticos. Para los cimientos se empleaban los bloques de lava, las paredes se construían con porosa piedra pómez, para el suelo la toba. Para el techo se usaba el llamado “astrico”. Y el termino “techo”, teniendo en cuenta su uso es impropio, en realidad se trataba de terrazas, para la recogida del agua de lluvia en cisternas subterráneas.

Los primeros habitantes de Lipari se establecieron, según los hallazgos, en los altiplanos del “Castellaro Vecchio”. En el IV milenio adC nació el primer núcleo habitado, construido en la roca del Castillo de Lípari. El comercio de la obsidiana propició la expansión demográfica y urbanística, extendiéndose el asentamiento de la Rocca hasta planicie de la calle Diana.

A finales del III milenio adC, con el inicio de la Edad de Bronce, llegan a Lípari y al resto de las Eolias nuevos grupos étnicos debido a los regulares contactos que se establecieron con los micénicos. Las islas fueron frecuentadas por pueblos micénicos de estirpe eólica, ya fuertemente arraigados en Metaponto, para los cuales las islas se convirtieron en una especie de puestos vigías para el control de las vías comerciales que atravesaban el estrecho de Mesina. Precisamente de este pueblo eólico tomaron las islas el nombre que aún hoy conservan y a él hacen referencia las leyendas del mítico rey Eolo, señor de los vientos, citado en la Odisea.

En el curso del siglo XIII a. C. se establecieron en las islas, procedentes de las costas de Campania, pueblos ausonios con los cuales se relaciona la leyenda del rey Líparo de la que tomó su nombre la ciudad. Despobladas a finales del siglo X a. C. quizás a causa de rivalidades entre diversos pueblos por la supremacía marítima del bajo Tirreno, las islas quedaron prácticamente desiertas durante algunos siglos.

Época griega (colonización)

Durante la 50 Olimpiada (580 – 576 a. C.) Lípari fue colonizada por griegos de estirpe dórica, procedentes de Cnido y de Rodas, comandados por el heráclida Pentatlo, supervivientes de una infeliz tentativa de fundar una colonia en el lugar donde se halla la actual Marsala. Los nuevos colonos se encontraron, en primer lugar, ante la necesidad de defenderse de las incursiones de los Etruscos (Tirrenos). Precisamente por ello tuvieron que armar una poderosa flota, con la que obtuvieron numerosas victorias ante el enemigo y se aseguraron la supremacía en el mar. Con el botín conquistado erigieron, en el santuario de Apolo, en Delfos, unos monumentos votivos (más de cuarenta estatuas de bronce), de cuyos basamentos queda constancia.

Ninguna respuesta to “97.- Islas Eolias o Eolicas (Isole Eolie) – Italia”

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 47 seguidores

%d personas les gusta esto: